¡A por ellooooos, oéeeeh!

De la serie: «Pequeños bocaditos»

Toujours la France, como acabo diciendo siempre. ¿Qué sería de Europa sin los gabachos?

Por de pronto, salvo inevitables astracanadas para ver quién acaba ganando la cosa, nos hemos librado del show calzoncillero hasta septiembre. Menos da una piedra. Y a los barrigones infectos del morlaco coñaquero, a ver si les da por quitarse la depresión pegándole al veterano hasta que les reviente el hígado.

Y, por cierto, el erario público -que se nutre también de mis modestas pero dolorosas aportaciones- se ha ahorrado una buena pasta en primas a los merluzos vestidos de colorado. Alguna escuela que otra se podrá construir con lo ahorrado, porque los solípedos esos no salen precisamente baratos. Eso siempre ayuda a soportar las retenciones en nómina.

Vive la France!!!

Tanto los comentarios como las referencias están actualmente cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: