Alatriste

De la serie: «Pequeños bocaditos»

Bueno, pues ya he ido a ver Alatriste.

Tras veinte años (más bien largos) sin ir al cine, he comprobado varias cosas… La primera, que las butacas de los cines de ahora son muy aparentes, pero a los diez minutos de estar sentado ya no sabes dónde meter el culo; antes, una vez te habías asegurado de que ningún cabrón había pegado un chicle en la butaca, no era la cosa para siestas, desde luego, pero se sobrellevaba bien la inmovilidad. La segunda, que tanta cagarela sobre las virtudes del cine en la sala y nada, todo mentira: la cosa, tal como se proyecta en el papel ese de delante, parece rodada en 400 ISO y el sonido no es tal sino un ruido de mil millones de innombrables, no sé qué necesidad hay de dejar sordo al público. La tercera, es que después de treinta años sin censura (o eso dicen los ilusos), sigue habiendo gilipollas que se ríen a carcajadas cuando un actor dice “mierda” o “me cago en tal”, por más dramática que sea la escena. La cuarta, es que entre los [llamados] perfumes insufribles por la derecha, la sobaquina agria que viene de la izquierda (o viceversa) y el olor de palomitas masticadas que viene de atrás (y que tira pa ídem), uno añora aquellas épocas en que los cines se perfumaban con aquella porquería verde -que llamaban, para más cachondeo, esterilair– pero que era gloria bendita al lado de ese hedor. La quinta, es que encima de dejarte seis euros y veintitantos céntimos en taquilla -vaya atraco- tienes que aguantar más publicidad que en un intermedio de Antena 3 y, a mayor marrón, parte de la publicidad es de la obra social de la Caixa, ya se sabe, las hermanas dominicas esas que tan buenas son que nos llevan de excursión y hay que ver cómo cuidan de los tulliditos y de las preñadas con las comisiones que nos confiscan cuando hacemos nosotros su trabajo operando por Internet.

Conclusión: por más que lo nieguen los cinéfilos de pacotilla (o sea, prácticamente todos), en casa, con un buen sofá, con el amigo Jack y un vaso con hielo en la mesita, con el retrete a seis metros, con un mando a distancia con el pause y un reproductor DVD (capaz para DivX, of course), la cosa tira muchíiiisimo mejor, vaya que sí. Y sin exageraciones: una tele normalita, el reproductor conectado a la cadena estéreo y tira de cojones y mucho más barato, a dónde vas a parar. Y, total, para lo que hay que ver…

Bueno, pero vayamos al Alatriste, que es a lo que hemos venido.

Hombre, no está mal. Para empezar, demuestra que, con un poco de pasta y un director que no sea un neurasténico obsesionado con los usos masturbatorios en el medio rural del secano castellano durante la posguerra, en este país hay quien parece que sabe hacer cine y todo. Debo confesar que no creía yo en esa posibilidad, pero hay que rendirse a la evidencia por excepcional que sea (y mucho me temo que lo es: a estas horas hay un montón de cretinos experimentales gastándose en idioteces infumables el dinero que les regala Dixie, que es el nuestro, a mayor escarnio).

Lo más negativo, un guión errático: una sucesión de cosas que van pasando sin tener nada que ver una con la otra (su orden podría alterarse sin que la presunta trama argumental ni se enterara). Lo más positivo, una realización cuidadísima en todos los aspectos: vestuario, fotografía, iluminación, exteriores, ambientación, sonido directo, que ya es raro, pero, además, de una calidad inaudita en nuestro desgraciado cine nacional y, en fin, un conjunto que hace de cada escena un verdadero cuadro, una obra de arte visual.

Los pocos españoles que saben historia constatarán cómo incluso en las más altas cimas de la gloria, este país hiede a mierda que no hay quien pare en él. Para la mayoría de españoles que no tiene ni puta idea del país en el que vive y para el común de los extranjeros, el asombro de ver cómo una nación puede dominar el mundo con dos sobrados cojones y vivir en la miseria moral y material más abyecta. De verdad que me gustaría comprobar la reacción íntima de un norteamericano medio mientras ve esta película (el español medio me importa tres pimientos: seguirá masticando asquerosamente sus palomitas y lo mismo le dará un cosido que un fregado). Seguro que no se lo cree.

Los forofos del toro coñaquero añorantes de hazañas de héroes de Baler se quedarán corridos: nada de banderas al viento ni de trompetas victoriosas, ni fieles infanterias ni alcázares sin novedades; lo único que preocupa a los forzosos héroes del XVII es que llevan cinco meses sin cobrar (incidentalmente: fue rigurosamente auténtico). La única concesión al espectador ansioso de ardor guerrero es una desmayada negativa a la rendición a la voz, flojita y monocorde, de esto es un Tercio español.

Para los forofos de Alatriste (libros) y de Pérez Reverte, bien, vale, el tono de la película es coincidente con el que cabía esperar, su calidad formal también, y cabe plantearse el divertido ejercicio -nada difícil, por otra parte- de adivinar a cuál de los cinco libros pertenece la escena que se está viendo a cada momento. No decepciona, en absoluto, pero tampoco se sale pletórico de entusiasmo. Está bien. Punto. Si miráis los foros, veréis que la impresión es esa.

Pero, bueno, la película puede enseñarse. Si compite por el Óscar no creo que lo gane (no es el tipo de película de aventuras que los norteamericanos esperan ver, aunque está realizada muy a su medida), pero hará un papel digno, que según están las cosas, ya vale.

Bueno, pues dentro de veinte años, cuando se vuelva a hacer una cosa de parecida calidad, quizá vuelva al cine. Aunque después de esta experiencia, con calidad y todo, sigo pensando que mejor en archivo digital y en casa. O sea que igual no, igual no vuelvo.

Y a la Caixa y a los exhibidores, que les den por el culo.

Tanto los comentarios como las referencias están actualmente cerrados.

Comentarios

  • REMO 88  El 26/09/2006 a las .

    Hombre Javier, no crees que lo de las butacas (incómodas ellas) puede deberse a que tienes 20 castañas mas encima.

    En cambio coincido plenamente contigo en lo del sonido y lo de los anuncios (esto ya es el colmo….pases de los próximos estrenos, es lo único que deberian poner)

A %d blogueros les gusta esto: