El trapo en la azotea

De la serie: «Pequeños bocaditos»

Interesante, crudo, lacerante y durísimo artículo de Pilar Rahola en «El Periódico» (ojo que caducará), que suscribo desde el torrotito hasta el coronamiento.

Lo que es la vida: si hace unos años me hubieran dicho que iba a llegar a sintonizar con la Rahola con tanta frecuencia y tanta extensión, yo hubiera contestado que sería más probable que me hiciese activista voluntario (sin cobrar ni nada) de Micro$oft. Pero esta mujer ha pasado de ser una perfecta rabanera a conducirse con un punto de equilibrio y de razón en sus ideas que me hace pensar que procede de un idéntico equilibrio en su propia vida personal, cosa que, de ser así, me alegraría muchísimo.

En lo que respecta a sus ideas sobre el Islam y su incardinación en Europa, no es la primera vez que escribe en ese sentido y con tanto acierto. Aunque aún tiene que comer muchas sopas para llegar a la altura de una Oriana Fallaci, desde luego, el camino, al menos en lo que se refiere a este tema, lo lleva. ¿La rabia y el orgullo trocados por el seny y la rauxa? La vacante, desde luego, está ahí.

Solamente me queda recordar… En una paella de principios de mes hablaba del espíritu combativo del Islam en referencia a un libro realizado a base de entrevistas con gente de Al Qaeda. Una de las cosas de las que se dolía uno de aquellos -no hice la referencia en mi artículo por innecesaria para el contexto- era que, según él, los occidentales tratamos con desprecio a sus mujeres por causa del velo. Y yo, con Rahola, le respondería que, dando por supuesto que nosotros tratáramos con desprecio a sus mujeres por causa del velo, aún seríamos más abiertos que ellos mismos, que las tratan con desprecio por ese simple hecho: el de ser mujeres.

Ahí queda eso.

Tanto los comentarios como las referencias están actualmente cerrados.

Comentarios

  • Anonymous  El 27/01/2007 a las .

    Cuchí, no hay narices de decir lo mismo sobre el uniforme de las monjas. Y de las de clausura ¿qué? O ahora va a resultar que una organización que tiene por principio y norma la discriminación femenina (y me refiero a la “santa iglesia católica”) no se merece que la Rahola hable de ello.

  • Javier Cuchí  El 27/01/2007 a las .

    No es un problema de haber o no narices, por lo siguiente:

    1) Pocas monjas quedan ya 😎 y la mayoría de las que quedan visten de paisano. Se ven ya muuuy pocas tocas.

    2) Las tocas de las monjas claramente son un signo de sometimiento a Dios no a ser humano alguno.

    3) De clausura o no, las monjas lo son porque quieren. Al menos, en general. Si hay alguna que no, ya sabe dónde hay comisarías de policía para denunciar secuestros, coacciones y lo que quiera.

    4) En cualquier caso, el tema de las tocas afecta solamente a las monjas, no a todas las mujeres. Hasta hace cuarenta o cincuenta años era común -y necesario- que las mujeres entraran en las iglesias con una mantilla; desde el Vaticano II ya no es preceptivo y, nuevamente afectaba solamente en la iglesia, no en la vida común.

    5) Hay discriminación femenina en la Iglesia y la hay en muchas otras instituciones. Pero una cosa es la discriminación, con la que -poco a poco y costosamente, es verdad- se va acabando, y otra cosa es reducir a la mujer a una ciudadanía de segunda -o de tercera- sometida siempre (o, más bien, aherrojada) al libre y unilateral arbitrio de un hombre (no de Alá: de un hombre).

    6) Lo que tiene que escribir o no la Rahola háblalo con ella, yo no soy competente en la cuestión. Aunque creo recordar que también ha prodigado en otras ocasiones importantes invectivas contra la Iglesia, por razones femeninas y por muchas otras.

    Gracias por tu atención y por tu tiempo.

  • Anonymous  El 28/01/2007 a las .

    Estoy contigo Cuchi. El tema no es la iglesia católica, sino el Islam. Es en nombre del Islam, que se mata, no en nombre de los católicos. Además, yo que sigo a Rahola bastante (estoy como tu, que la he descubierto y me encanta), te diré que tambien ha escrito sobre el Vaticano, y criticamente. Pero lo del Islam es ser muy, muy valiente. Que se la juega quien los critica. Yo valoro su valentía y su claridad de conceptos. Esta tipa es muy buena como analista, y muy incorrecta. Ah, Cuchi, para que no desaparezca el enlace con el artículo, puedas enlazarlo con su web, donde los tiene publicados. Yo soy asiduo de su Blog, que es muy activo. Es una idea. Felicidades. Me ha gustado tu blo, no es uno de esos llenos de paridas y sandeces. Es de nivelazo.

A %d blogueros les gusta esto: