El mono Rompetechos

Un mico -de raza chimpancé- se escapa de sus cuidadores y se mete en una carretera. Una patrulla de los Mossos d’Esquadra, que acierta a pasar por allí en ese momento, se detiene a ver qué pasa. Y lo que pasa es que el mono de las narices anda importunando a los automovilistas, golpeando los coches y tal, o sea, poniendo en claro peligro la seguridad del tráfico rodado y de los ciudadanos. Los agentes empiezan a cazar moscas (figuradamente, claro). En un momento determinado, el mico se dirige hacia uno de los mossos y el cuidador le dice que se tire al suelo, que no pasa nada (¿qué cojones es eso de «tirarse al suelo» para que no pase nada?). Pero el mosso no lo ve claro, no le gusta la cara del bicho, desenfunda y pam-pam-pam-pam, cuatro tiros del 9 Parabellum, muerto el mico se acabó la rabia y que vengan los veterinarios de anatomía patológica a ver si pueden aprovechar algo de la mortadela.

Ah, pues no. El mosso es una especie de psicópata peligroso que se ha cargado por la cara a un animalito inofensivo y benefactor de la Humanidad que, encima se llama «Pancho» (¡la leche! ¡contexto racista!). Procede, por tanto, suspender al mosso y ponerlo a disposición del tribunal de la Haya competente en materia de crímenes contra la Humanidad (la Monidad, en este caso), porque lo único que pasó es que el bichejo ponía cara fea porque era miope y el guardia se pasó tres pueblos. Nada, expulsión del Cuerpo con deshonor (que le pinten una raya amarilla en la espalda, al muy matamicos). Y para que esto no vuelva a pasar nunca más, se implante en la Academia de Policía de Catalunya la asignatura obligatoria de Oftalmología Orangutánica, a fin de que todos los mossos sepan en el futuro distinguir a la perfección entre un mono miope y un elefante con hemorroides.

Hay que joderse. Como se le cause la menor molestia al mosso por culpa de un mono de mierda que estaba claramente atemorizando a ciudadanos pacíficos y paganos de sus impuestos, habrá que joderse.

Con esto del buen rollito, se están sobrepasando todas las fronteras del ridículo.

Tanto los comentarios como las referencias están actualmente cerrados.

Comentarios

  • Jordi  El 31/10/2007 a las .

    Pues ahora viene lo bueno: ya he visto en diversos periódicos una carta al director de los excuidarores del macaco permitiéndose la libertad de llamar asesino al policía y reclamando su immediata suspensión de empleo y sueldo, así como su escarnio público. Evidentemente, nadie pregunta qué cojones hacía el bicho paseándose tan tranquilo por la carretera.

    País.

  • lamastelle  El 01/11/2007 a las .

    Aqui al lado de Coruña, hace un par de semanas, se escapo un ternerito ( enano, vi las fotos ) por las calles del pueblo…Los Agentes d ela municipal, en paln peligroso delincuente, lo detuvieron… metiendole cuatro balas en el cuerpo. Peligroso no se, pero la “machotaa” de los agentes ha sido tema de cotilleo y recochineo por todas partes. Ya se sabe, al ternero, 4 tiros. Y al gato en el arbol, un peloton de geos.

    Ccuriosamente, se da el caso de que estos “heroicos” municipales, si los llamas porque hay un omo sapiens montando gresca, vienen y esperan dentro de su vehiculo…hasta que llega la Nacional. Eso si, no hay ternero que se les resista.

  • Javier Cuchí  El 01/11/2007 a las .

    Ya, Lamastelle, pero un ternero -y más un ternero enano- no es peligroso en casi ninguna circunstancia (quizá, en el caso de que sea portador de una enfermedad infecto-contagiosa); un chimpancé puede ser peligroso si se desmanda: es un mono pesado y fuerte y puede causar lesiones serias. No tiene que ver un caso con el otro.

    Eso sí, coincido al cien por cien en tu opinión sobre el valor cívico y en la valía profesional de los policías locales.

A %d blogueros les gusta esto: