En català, si us plau

No sé qué le pasó a mi mujer con el teléfono fijo (yo, ese trasto infecto, cuanto menos lo use, mejor) que se le quedó trabada y parpadeando la lucecita de avisos de mensajes en el contestador. Ya le pasó otra vez, pero no recordaba la manera de neutralizar ese pedorro, así que -¡santa inocencia!- va y llama al 1004 (Telefónica, of course). Allí tres operadoras (¡tres!) sucesivamente, le piden tooooodos los datos (pero todos, ¿eh?) y después de varios tumbos más, le pasan con una ultramarina austral que lo que hace, así, sin despeinarse, es cepillarse la función de contestador automático. Cuando mi mujer se da cuenta, vuelve a llamar y, tras todo el proceso inicial, se pone una tal Vanessa Pérez, que tiene la sorprendente particularidad de parecer que sabe de qué habla y de ser amable, así que le explica a mi mujer la complicada maniobra. Mi mujer, tras colgar, la lleva a cabo, pero o lo hace mal o la cosa no sirve para arreglar el problema, de modo que, hala, nueva llamada, nueva vuelta al ruedo de identificar hasta la talla de las bragas y cuando por fin consigue que le pasen con el servicio técnico se le pone otro ultramarino austral -de sexo no femenino, según todas las apariencias auditivas- y mi santa le pide que la ponga con Vanessa Pérez. El otro le dice que vaya llamando hasta que se ponga la tal Vanessa; mi parienta le responde que no, que la conecte con la Pérez, porque cada vez que llama es una locura de trámites. El otro va y le dice que como ella no está colaborando, no tiene más remedio que cortar la comunicación y el hijo de la gran puta, efectivamente, la corta.

Tras esto, he llegado yo a casa y mi santa me cuenta la peripecia. Hija mujer… ¿pero no recuerdas el truco que llevo propagando por toda la red? Pide asistencia telefónica en catalán y hablarás -en el idioma español que te salga de las narices- con un europeo.

En efecto, mi mujer lo hace y el problema se soluciona en tres breves minutos.

Primera conclusión: no la digo. No es políticamente correcta y no faltaría algún cabronazo que me saldría con la cagarela de que si xenófobo, que si racista, que si su puta madre.

Segunda conclusión: he aquí un excepcional y rarísimo caso en el que lo de ser catalán y vivir en Cataluña supone un plus de eficiencia en los servicios públicos españoles. Desgraciadamente, el recurso que describo no está disponible para los castellano-manchegos, pongo por caso, a quienes no queda más narices que aceptar a la trágala el ejem de mi primera conclusión. Hasta que los de las telecos o sus subcontratas consigan que los indios de la Amazonia o los aborígenes australianos hablen el catalán. Entonces la cagaste, burlancaster.

Tercera conclusión: obviando primeras y segundas, lo que pasa con Telefónica -al igual que con no pocas de las demás compañías- es de puta vergüenza, mejor dicho, es una absoluta falta de vergüenza por parte de la compañía y del tipejo que se hace con la subcontrata de los servicios de atención al cliente.

Y, para vergüenza buena -o, de nuevo, falta de la misma y rostro de cemento armado- la de los guapitos estos de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones que, desde su flamante edificio del 22@ (eso de «22@» es un nombrecito que el Clos le puso a un barrio; sin comentarios), deben pasarse el día viendo como se la pelan los orangutanes del parque zoológico (que no tienen lejos de allí) porque si no, no se entiende.

Con Z de zotes.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Luis-tic616  On 07/01/2008 at .

    Ese truco me temo que ya lo saben los del 1004 y no les valdrá a los que no entiendan catalán:

    Una vez “me tocó” llamarles y como siempre estaban ocupadas las líneas en castellano les dije que en catalán. Me pasaron rápido y cuando empecé a hablar en castellano la “amable señorita” me dijo varias veces que que era una línea en catalán – le dije que ella si quería que hablara en catalán pero que yo lo hacía en castellano (soy bilingüe y no hubiera tenido problema pero estaba un poco harto y quise tocar las narices un poco). Al final lo solucionó rápido.

  • Ryouga  On 07/01/2008 at .

    Interesante truco me pregunto si se podra pedir asistencia en Gallego ,aunque espero no tener nunca que pedirle asistencia a telefonica.

A %d blogueros les gusta esto: