Partidismos

Vengo leyendo en algunos foros ciertos comentarios, ocasionales pero recurrentes, que acusan a Todos Contra el Canon o a la Asociación de Internautas poco menos que de vendidos al PP. Me imagino la procedencia de muchos de esos comentarios, conociendo los parámetros y los intereses del gremio afectado por la campaña del canon que ya es mucho más que una campaña para ser una protesta ciudadana generalizada. Pero es lógico presumir que algunos de estos comentarios estarán hechos por personas de buena fe; quizá de mala leche, pero de buena fe y, en todo caso, yo no tengo nada contra la mala leche. De modo que a beneficio de este último grupo, voy a dar mi visión sobre el asunto.

En primer lugar, hay un hecho notorio que no se le debería escapar a nadie: la Asociación de Internautas está contra el canon digital no desde que se impuso sino incluso antes, desde que se sospechó la intención de imponerlo. Cuando, en julio de 2003, ASIMELEC firmó -un poquito obligadita, pero no mucho- el bochornoso contrato con la $GAE que llevaba a la imposición de facto del canon, ya hacía tiempo que la Asociación de Internautas estaba en campaña, junto con Hispalinux, contra esa barbaridad. Habrá que recordar que en julio de 2003 -y desde unos añitos antes- gobernaba el PP.

Todos Contra el Canon ya es una plataforma más reciente, nacida dentro de la legislatura socialista a la que se está dando carpetazo ahora mismo, pero me parece absurdo pensar que una entidad de tan amplio espectro, que incorpora desde asociaciones no lucrativas hasta patronales empresariales del sector, pasando por un sindicato mayoritario y por varios colegios y asociaciones profesionales, pueda haberse creado al efecto de ponerle palos a la rueda al partido socialista. Esto, aunque quizá lo propaguen, no se lo creen los PAZifistas ni cocidos de algarrobas.

Supongo, por otra parte, que nadie pretenderá que por el simple hecho de que el PP haya asumido el rechazo contra el canon, Todos Contra el Canon y la Asociación de Internautas deban volverse, pues, a favor del canon. Eso es una perogrullada. No tenemos ninguna culpa -si es que cabe hablar de culpas- de que el PP haya decidido venirse a las nuestras. Es más: lo celebramos. Lo celebramos como celebraríamos que lo propio sucediese en el PSOE o en IU, porque para eso llevamos tantos años luchando. En todo caso, nosotros continuamos con nuestra guerra y el que cante nuestra canción, bienvenido al coro, y el que cante la contraria, que se agarre. Sean quienes sean los unos y los otros.

Acusar a la AI de partidista ha sido también una constante. Desde las filas del PP se nos acusó de prosocialistas cuando pedíamos la dimisión de ministros como Birulés o Piqué (la de Costa casi no nos dio tiempo) y cuando acusábamos al partido, entonces en el poder, de connivencia con las telecos y de causar un importante y dramático atraso digital en el país. Justo lo mismo de lo que acusamos ahora al PSOE -y por las mismas razones- de donde los interesados -nunca mejor dicho- siembran la deducción de que trabajamos para el PP. Nada nuevo bajo el sol, sólo que estos detallitos dan plena vigencia y razón a lo que decía yo en mi paella de ayer: ni los unos ni los otros; todos son absolutamente iguales.

Es posible que el PP obtenga un beneficio electoral de su actitud [ahora] anticanon; aunque me da la impresión de que no basta manifestarse pro esto o contra lo otro para obtener un cierto rendimiento en votos -salvo los de los cuatro o cinco inevitables microcéfalos- y que hace falta un requisito adicional que el PP no sé si tiene (no, desde luego, para mí): credibilidad. Pero si su actitud anticanon le produce réditos electorales… ¿qué queréis que os diga? tanto mejor. Después de todo no creo que nadie espere que yo vaya a lamentar que a alguien le vaya mal electoralmente por el hecho de mostrarse contrario al canon. Mal, en todo caso, le habría de ir por otras razones, pero no precisamente por esta.

Por los pagos de la $GAE se nos anda acusando de que mucho anticanon, pero que no hacemos nada sobre otros problemas como la calidad de la línea troncal de Telefónica; como si estuviera en nuestra propia mano la resolución directa del problema. Ojalá, pero no. Como tampoco lo está la resolución de otros problemas contra los que estamos bregando y no de ahora. La demagogia de esa gentecilla es, además de tal, cutre y salchichera. Mala consejera es la desesperación, desde luego: ya les gustaría, ya, que nos dejáramos de canon para dedicarnos a cualesquiera otras cosas, importantes o no; total… ¿a ellos qué más les da el atraso digital que sufre este país -al que ellos contribuyen entusiásticamente-, la discriminación en la calidad de servicios que sufren más de cuatro millones de ciudadanos, la libertad y la privacidad en red, etc.?

En realidad, un simple vistazo a la historia de la AI y a acontecimientos recientes y vigentes, desmiente nuestra presunta exclusividad activista en el tema del canon. De hecho, el tema del canon es una tremenda molestia que nos vemos obligados a soportar por su propia e intrínseca vesanía, porque es una más de las muchísimos tareas que tenemos en marcha. Reproduzco aquí -espero que no le importe- un párrafo de un mensaje que Víctor Domingo ha enviado a la lista de la Asociación, hablando precisamente de este tipo de temas, porque nadie mejor que él para aseverar lo que digo: «[…] Tenemos contenciosos del 902 en la Audiencia Nacional, impugnaciones en Bruselas, ahora entrará una impugnación en el Constitucional, tenemos cuatro peticiones de inconstitucionalidad al Defensor del Pueblo, una denuncia en Anticorrupción, un fallo pendiente del Supremo… Aunque hayamos montado el pollo con lo del canon, tenemos muchos frentes abiertos y que nadie se confunda, nosotros lo único que hacemos es que la balanza este equilibrada y os tengo que confesar que en esta legislatura que ahora acaba, no ha sido nada fácil. Claro que también nos podríamos haber callado y pasar de todo…pero creo que ese no es nuestro estilo». Más claro, el agua. Y se ha referido únicamente a lo que tenemos pendiente, no a lo que ya hemos hecho: quizá quepa recordar ahora temas como la tarifa plana -que dio lugar al nacimiento de la propia AI-, nuestra no siempre comprendida pero firmemente sostenida -y, a la postre, útil- intervención en el trámite de la LSSI, la batalla del famoso 17bis de la LISI, la seguridad en la red y un etcétera amplísimo que cualquiera pude ver consultando el histórico de la página de la Asociación… siempre que quiera verlo, claro.

Iba a decir que, con todas sus carencias y defectos -que, como es notorio, son muchísimos- la red estaría en España muchísimo más atrasada de lo que está de no haber sido por la aparición y la intervención de la Asociación de Internautas. Pero no. Lo único que cabe decir es que si la Asociación de Internautas no se hubiera fundado en su momento por quienes fue fundada, otros lo hubieran hecho en otro momento, porque estamos moviéndonos entre intereses potentísimos y la ciudadanía no iba a quedarse inerme y a su merced. La AI surgió porque tenía que surgir, era -es- algo inevitable. Y si la AI se hundiera, cosa que ya se ha intentado y en lo que, obviamente, se ha fracasado, surgiría otra igual o incluso más potente aún, porque las circunstancias que le dan razón de ser subsistirían igualmente.

O sea que seguiremos ahí, aunque no guste a quien ya sabemos que no gusta. Y seguirá la guerra del canon. Y seguirá la guerra por los derechos cívicos en red. Y seguirá la guerra por una red de calidad, universal y asequible. Y seguirá la guerra por llevar a este país al puesto tecnológico que le corresponde en el contexto europeo y mundial.

Y a quien no le guste que sigamos y que sigan estas guerras, que se joda.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • SubSonica  On 07/03/2008 at .

    La falaz estrategia de los partidos del o estas con nosotros o contra nosotros, alimentada por el “duopolio PPSOE”.
    El problema es que ambos comen de la mano de los grandes conglomerados mediáticos y de la industria del entretenimiento, que es quien en realidad está detras de las $GA€$ del mundo (RIAA, MPAA, FNACs…-a la que Sarko le esta sacando las castañas últimamente con la extensión de los derechos de copia de 50 a 95 años-)
    Creo que la clave es esta:
    http://desviados.com/?p=121

    y tambien esta:

A %d blogueros les gusta esto: