En Facebook

Bueno, pues parece que si no estás en ciertos sitios, es como si no existieras. Ya será menos. De todos modos, parece interesante -útil, ya no lo sé- tener un lugar cerrado de encuentro con gente próxima.

Abrí mi usuario en Facebook este enero pasado, pero enseguida lo abandoné sin dedicarle demasiada atención. Lo reabro ahora con algunas ganas más, con la curiosidad como factor de motivación, y a ver qué pasa. En la columna de la derecha tenéis un billetito con su correspondiente enlace. Si queréis verme, ya sabéis cómo hay que hacerlo (Facebook, una vez cumplida su exigencia de que os déis de alta, os guiará muy amablemente).

Y tal día hará un año.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Rogelio Carballo  On 07/10/2008 at .

    A mí me ha pasado lo mismo, abrí la cuenta en Facebook hace tiempo esquecido (que decimos por aquí), pero la verdad, no tengo ni idea de para que vale…. igual estoy haciéndome viejo y ya no me empapan ciertas tecnologías….

  • Salva  On 08/10/2008 at .

    Hola.

    Ayer dejé aquí un comentario en el que preguntaba si habías leído la licencia (términos y condiciones) de Facebook, que personalmente considero un atropello. ¿Por qué lo has borrado/no_aceptado?

    Saludos.

  • Javier Cuchí  On 08/10/2008 at .

    Hola, Salva. Mis disculpas. Me ha sucedido algo que viene siendo ya recurrente: en las borradas de spam me cepillo sin querer una entrada buena. Tengo que tomar una determinación con este asunto porque, cuando tengo poca mierda, no me cuesta nada poner cuidado, pero cuando me cae un capazo, me resulta imposible no impacientarme y acabo metiendo la pata.

    Reitero mis disculpas y, desde luego, no se trata en absoluto de que te haya borrado (ex profeso) o de que no haya autorizado tu comentario. Los comentarios en esta bitácora -mientras la cosa no se desmande- no están moderados, aunque es difícil que pase una hora sin que mire los nuevos.

    Y jamás borro un comentario, por poco que me guste, que haya sido formulado en términos mínimamente aceptables.

    Y, por cierto: te debo la respuesta a ese comentario (en el que, por demás, tienes toda la razón) y la tendrás en cuanto pueda dedicarle una hora al tema (releer y escribir).

    Gracias y hasta siempre.

A %d blogueros les gusta esto: