Incansables: pagar por nada

El apropiacionismo no desaprovecha ocasión, por pequeña que sea, para criticar lo que llama «cultura del todo gratis», pero es que, por otra parte, también podríamos hablar -y mucho más apropiadamente, por cierto- de la cultura del «pagar por nada» que se extiende como un reguero de pólvora en el mundo infecto ese…

En esa pretensión desaforada de ojos fuera de las órbitas y de sudor frío de codicia tan propia de quienes creen que un mercado no es un sitio donde uno vende lo que le compran sino un ámbito tributario o aduanero en el que todos los que pasan por allí han de pagarle a uno por fuerza y sin otra alternativa, a cambio del producto que uno quiere darles (y no, por supuesto, el que quieren los paganos), han entrado, no ahora sino ya hace tiempo, los medios escritos sobre árboles muertos. Esgrimen, cómo no, el ya putrefacto -aunque sólo fuera por manido- argumento de la propiedad intelectual.

Empezaron con el press clipping, que es la manera imbécil de denominar a lo que en buen castellano llamamos «recopilación de prensa» o «recortes de prensa», y que es una selección ordenada por temas de los contenidos de la prensa en un ámbito determinado y preestablecido. Es un servicio que prestan unas agencias especializadas, por el que perciben un muy bien ganado dinero que al usuario le resulta rentable ante la imposibilidad de adquirir toda la prensa para ver si se toca el tema interesante. Esa imposibilidad es esencial para establecer que la contratación de un servicio de recortes de prensa no determina que se deje de comprar esa prensa: determina que se deje de tener a veinte personas dedicadas a esa tarea, lo cual es materialmente imposible para las PYME y demencial incluso para grandes empresas (en algunas administraciones públicas -pocas ya, afortunadamente- sí que se hace, pero eso no tiene la menor importancia: para tirar de nuestro dinero, basta con abrir el grifo y alegría de la vida). Queda claro, no obstante, que el valor de la cuestión no está en lo que dice la prensa sino precisamente en esa selección. El valor de la prensa, en si misma, es instrumental pero no determinante.

Además, muchas de las empresas que utilizan estos servicios (la mayoría de las grandes, desde luego) no lo contratan tanto para enterarse de los acontecimientos del sector -esos los conocen antes aún que la prensa y por medios propios- como para mantener la vigilancia sobre su imagen, de modo que las pretensiones de los propietarios de medios en formato de árbol muerto no sólo no tendrían derecho alguno a cobrar por el uso de sus papeluchos sino que, puestos a considerar la estupidez de la propiedad intelectual asociada al pago por nada, sin otro pretexto que una simple relación, sería el medio el que tendría que pagar a la empresa por nombrarla, por utilizar su propiedad intelectual. ¿De locos? Desde luego, pero me pregunto por qué se supone que es de locos en un sentido y no lo es en el inverso.

La cuestión es -ya sabemos los catalanes cómo se hace cantar a San Pedro- que los políticos tragaron y que lo de los informes de prensa fue a parar a la LPI. Bueno, ahí se las compongan las empresas proveedoras y las clientes, que si ellas no se preocupan por los problemas ciudadanos con la propiedad intelectual (y no se preocupan para nada, en general), tampoco me voy yo a rasgar las vestiduras por ellos (en general).

Ahora van a por los buscadores. También quieren cobrar por el hecho de que los buscadores los busquen. La cosa no es nueva; hace más de dos años y medio que lo denunció Enrique Dans en «Libertad Digital», que se hacía cruces de que los periódicos quisieran cobrar por lo que deberían, en realidad, pagar. Caramba, un instrumento que catapulta a tus clientes a tus pies… Pues no. El pretexto para hacer pagar por nada de los editores sobre árboles muertos es que los buscadores dañan la relación diario-lector. Ya. Y la carabina de Ambrosio, las trompas de Eustaquio y la flauta de Bartolo, no te jode…

Por supuesto que Dans tiene razón: que vayan haciendo el burro, que desaparezcan de los buscadores y a ver qué pasará con sus cuentas de resultados, ahora que parece que tampoco van muy boyantes. Al final, aún resultará que la culpa es de las redes P2P y de la piratería. Eso mismo. cualquiera puede ver en Coma-ruga dos kilómetros de paseo marítimo llenos de nigerianos vendiendo en las mantas fotocopias del «ABC» del día. El caso es buscar un pretexto para cobrar, cobrar, cobrar… para que se les pague ese diezmo, ese impuesto al que se creen acreedores por la propiedad intelectual (y es que ni creyéndosela cuela).

Parece que Yahoo tiene una política de negociar con los medios una prestación a tanto alzado o por noticia pinchada; se ve que, si se paga, entonces ya no importa tanto la relación diario-lector. Una de las cosas que más me mata de risa del apropiacionismo es lo burdo que es: todos los problemas se resuelven pagando. Para ello, la patronal belga -o lo que sea- de la cosa plumífera, pleitea contra Google. Parece que Bélgica se constituye así en la nación campeona mundial del botaratazgo, aunque llámame botarate y dame canon, o como quiera que denominen a la justa remuneración de turno.

En fin, una más.

En mi convencimiento de que un día, al correr de no muchos años, nos reiremos de todas estas cosas y las recordemos como la pretensión de correr en fórmula 1 con un Ford T, me pregunto cómo se recordarán a sí mismos todos estos merluzos que se están hundiendo en el pantano ellos solitos, si no les dará vergüenza ser recordados como patéticos mister Scrooge incapaces de ver más allá del arqueo de sus mohosas monedas. ¿Es tan difícil, tan moderno y tan tecnológico, tan costoso de ver, que el dinero, el dinero de verdad, está en añadir y aportar valor, no en ponerles la zancadilla a quienes lo hacen? ¿No les sirven los propios ejemplos de estos a quienes odian -Google, por no ir más lejos- cuyo valor de capitalización da muchas vueltas a la mayoría o a todos los medios cuyos propietarios y cuyos gestores no saben ver un palmo más allá de sus torcidas narices? ¿Creen que hay que saber programar en C para entender la red y lo que se está cociendo -cada día más claaramente- en ella?

Parece, pues, que el burro no anda si no es a palos.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Ryouga  On 10/10/2008 at .

    “…si no les dará vergüenza ser recordados como patéticos mister Scrooge incapaces de ver más allá del arqueo de sus mohosas monedas.”

    Paparruchas,paparruchas!!

A %d blogueros les gusta esto: