ÓXCARS

Bueno, pues ya fue. Anoche se celebró la Gala de los primeros premios ÓXCARS, promovidos por EXGAE y Conservas. Si queréis enteraros simplemente de lo que fue, podéis ir a la crónica que he escrito para la página de la Asociación de Internautas. Yo, como doy por conocido el acontecimiento a través de dicha crónica, me voy a limitar a mis impresiones personales.

En primer lugar -y eso lo he destacado en el artículo de la AI- me ha sorprendido muy gratamente el nivel profesional y técnico de la producción. Acostumbrado a los actos copyleft tan llenos de voluntarismo y de precariedad de medios como, muy frecuentemente, de amateurismo, la verdad es que lo que vi ayer en la Sala Apolo me llevó casi casi al asombro. Claro que al frente del invento estaba Simona Levi y eso, amigo, son muchas tablas.

En segundo lugar, no salgo de lo profesional: algunas producciones copyleft han alcanzado niveles altísimos. Estábamos acostumbrados a la música o a la literatura, cuyos costes de producción son relativamente bajos, pero en ámbitos como el cine y la animación, donde el listón económico está muy alto incluso para pequeños proyectos, y la prueba la tenemos, precisamente en los OXCAR de ayer a las correspondientes especialidades, con cifras muy importantes de visualizaciones y de descargas.

En otro orden de cosas, el imponente volumen de la asistencia, me dejó un sabor agridulce: por una parte, me encantó, tantísima gente en un acto de clara y proclamada militancia en pro de la cultura libre; pero, por otro lado, apenas había gente de los de siempre. Vi a Ana María Méndez, la cual me explicó que no podría asistir Carlos Usua debido a las lesiones producidas por una caída reciente (cúidate y mejórate, compañero) y que me aseguró que andaba por allí Mercè Molist, aunque no llegué a verla; como perdí de vista a Ana, imagino que se encontraría con Mercè y se perderían por ahí. También di con Lluís Cabrera, con quien cambié unas palabras. Eso y un par de caras que me sonaban y no supe de qué y ahí estamos todos. A menos que hubiera gente escondida en el backstage o entre la muchedumbre, la verdad es que la mayoría de los cofrades estaba clamorosamente ausente.

La gente que acudió, eso sí, estaba totalmente entregada y se lo pasó bárbaro aplaudiendo a los propios y abucheando al enemigo. Desde cierta perspectiva, se diría que era un acto para iniciados y, desde luego, para ya convencidos, así que no creo que atrajese apenas a ninguna voluntad nueva. Ello me induce a sospechar que el activismo de la cultura libre (suponiendo -que es mucho suponer- que el público, así en general, lo fuera en masa) se distribuye en compartimentos estancos y sólo se mueve a impulsos que, de alguna manera, procedan del propio compartimento o de alguno más o menos asociado. Es lo único que explicaría que, aparte de los citados, no conociera a nadie entre tantísima gente y que, por otra parte, la gente que yo conozco -del rollo, ya se sobreentiende- brillara por su ausencia. A ver si también en estos ámbitos vamos a tener taifas y caciquillos. En fin, conociendo a la raza, me dolería, pero tampoco me sorprendería. En absoluto. De todas formas -y como he dicho muchísimas veces- Catalunya es especialmente espantosa para esto, funciona al estilo agrupament escolta: sí, sí, todo muy bonito, somos todos muy globales, pero a mí no me saques de mi [pequeño y miserable] chiringuito, con mis amiguetes de toda la vida y con mis propios y muy personales rollos. Está claro que aquí el nacionalismo no sólo es algo político sino, sobre todo, individual y voluntarista y quizá por eso, por ese minimalismo de aparcero de masía de las quimbambas, por no avanzar, no avanza ni el propio nacionalismo. Laus Deo.

No me pude quedar hasta el final. Los años pasan y, además de hacerme viejo, intolerante y facha, me han traído una claustrofobia que antes no sufría y que ayer me obligó a darme el piro muchísimo antes de que terminara la fiesta. Además, a causa, imagino, del tono de buen rollo que se le quiso dar al asunto, no se exigió el cumplimiento de la prohibición de fumar que afecta con carácter general tanto al local como a este tipo de actos, con lo que, desde el principio de la gala, el número de cigarrillos encendidos pudo contarse, en todo momento, en muchas decenas, con lo que, añadido al aforo abarrotado, configuró una atmósfera tremebunda. Llegué a casa después de tomármelo con calma: la noche estaba de un fresco delicioso y apenas llovía ya, con lo que me di una breve vueltecita por el Paralelo: pues bien, al llegar a casa, tras una buena ingesa de aire limpio y ozonizado, mis pulmones aún me amenazaban con darse de alta en la $GAE si los volvía a someter a un ambiente así.

Llevo más de nueve años sin fumar, como puede verse en un gadget que añadí a la columna de la derecha hace pocos días. Ello no obstante, los que me conocen saben -y los que no me conocen sepan- que no soy, en absoluto, un talibán antitabaco; me considero un fumador no ejerciente y aún ha de llegar el día en que yo le pida a alguien que apague un cigarrillo porque me molesta el humo. Pero ambientillos como el de ayer no los soportaba ni cuando fumaba paquete y medio diario. Si lo de los premios ÓXCAR tiene segundas y ulteriores partes, habrá de vigilarse esto porque si no, la organización corre el riesgo de tener un encontronazo con la autoridad… civil, por supuesto. Aparte del peligro de incendio: una de las cosas que pensé justo cuando ya me iba era que si se montaba un conato de incendio ahí… no sé qué hubiera salido en los periódicos de hoy.

En resumen, aunque me sentí en todo momento un poco como un pulpo en un garage, la experiencia valió la pena, vi cosas nuevas, lo pasé bien a ratos y, bien, vale…

Hasta el año que viene, si haylo…

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Defunkid  On 30/10/2008 at .

    ‘apenas había gente de los de siempre’, ‘la gente que yo conozco -del rollo, ya se sobreentiende- brillara por su ausencia’ ¿por qué?
    🙂

  • Ryouga  On 30/10/2008 at .

    Estupendo acontecimiento, aunque ahora que estoy al corriente del ambiente agobiante y del hecho de que se permite fumar no visitare.

    Yo si que no soporto ni un cigarrilo a mi lado y en ese lugar ni siquiera puedo usar mi tactica de las bodas de ponerme en la mesa de los crios con la esperanza de que a ellos los respeten 😉

Trackbacks

  • […] Mi niño (en un 2,22%)Loca academia de palabreríaDios es poco seguroAteos, necios y geniosGood day, mister PresidentAhora, RNE 3Fuera de contextoCollons!Idiotas, reinas y setasÓXCARS […]

A %d blogueros les gusta esto: