Las plantitas del sobrado

Lo que digo tantas veces…

Hoy está haciendo en Barcelona un día de viento infernal. Pero ello no obsta para que haya sobrados a quienes les importe tres cojones la vida y la integridad física de los demás.

Aquí tenéis la prueba de estos simpáticos vecinitos que seguramente piensan que el viento no va a llevarse sus putas macetas. Si llega a ocurrir, todo serán ays y huys y quién lo iba a pensar. He borrado el número de la finca por si las moscas, ya sabemos que la privacidad es más importante que la vida de la gente, pero, en fin, esto está en una importante calle de Barcelona, frente por frente de un equipamiento de los que dan identidad a la ciudad.

He intentado hacer una denuncia en regla ante el achuntamén, pero el achuntamén sólo admite contacto digital mediante esa mierda de formularios web que no permiten adjuntar documentos ni firmar digitalmente, porque en toda su página no se encuentra una sola dirección de correo electrónico de los distritos o de la Guardia Urbana (Guardia Urbana que, por cierto, no parece haberse enterado de la cosa por sí misma, aunque seguro que se hubiera percatado inmediatamente de un vehículo estacionado indebidamente frente al propio inmueble, si hubiera sido el caso). Servicio público, que le llaman.

Ahí queda eso. Si quieren saber dónde es, no tienen más que ponerse en contacto conmigo (cosa que no harán porque la vida o la integridad física de los ciudadanos les importa lo mismo que al vecino: tres cojones).

La foto ha sido tomada a las 18:00 horas de hoy, 5 de marzo de 2009, con mi móvil
Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Jordi  On 05/03/2009 at .

    ¿No tienes a mano un cetme? Me han venido ganas de pegar unos tirillos.

  • starblank  On 06/03/2009 at .

    Pues no se… si vuelve a pasar por allí, puede dejarle una nota en el buzón advirtiéndole de que es peligroso (muchas veces achacamos a la malicia lo que explica la simple estupidez) y pidiéndole que las quite, lo mismo entra en razón…

    Aunque claro, tampoco podemos ir por ahí haciendo el trabajo de la policía,… ¡no daríamos abasto!

    Saludos, don Javier

A %d blogueros les gusta esto: