…Y Zap destapó la olla

De la serie: Correo ordinario

A las tres de la tarde he salido del trabajo -en Semana Santa hacemos jornada intensiva- y he ido a encontrarme con mi mujer para ir a comer juntos. Después, hemos cogido el coche para dirigirnos a Sant Sadurní d’Anoia -o, más exactamente, a Subirats- para hacer una compra fuera de programa de nuestro cava predilecto (tanto, que hasta le perdono la porquería de flash que usa en su web) y me he ido relajando por la autopista dedicando gratos recuerdos al director general de Tráfico y al conseller Saura, autor, además de los modales de los Mossos d’Esquadra, de la limitación a 80 km/h en las proximidades de la ciudad para disminuir -dice el tío, sin despeinarse- la contaminación. Y así, hemos ido agonizando doce largos kilómetros, a ochenta por hora con seis carriles de autopista mientras rótulos luminosos ubicados cada quinientos metros nos recodaban la necesidad de moderar la velocidad cuando llueve y cuatro radares, cuatro (en doce putos kilómetros de autopista libre de peaje, porque luego no vuelves a encontrar otro radar hasta las proximidades de Guadalajara) entonaban su canción siniestra en la alerta del GPS. Después, ya en tramo 120 (más la medición exacta del satélite más el 10 por 100 que el Zap se va a cepillar, parece, en junio) la cosa ha sido más llevadera (y cara: ya era el tramo de peaje).

Hemos comprado el cava -destinado a ser alegremente consumido en una próxima celebración familiar- y hemos degustado la copita con que, como siempre -somos buenos clientes- nos han obsequiado. Una copita del todo insuficiente para la voracidad recaudatoria de artefactos de medición etílica (y eso que lo del alcohol me lo tomo, en general, muy en serio, pero cuando vas dado por el culo, vas dado por el culo).

Regresamos a Barcelona y visitamos a unos reposteros amigos nuestros -gente maravillosa y con unas manos de verdadero oro- para encomendarles la parte sólida de la celebración en cuestión.

Volvemos a casa, cenamos pacíficamente y aquí estoy.

Escribo todo este rollo no tanto para explicar mi vida sino para que el lector comprenda que, en este momento, y a pesar de la que ha caído esta mañana, la palabra que describiría mi estado de ánimo es, quizá, el término beatífico. Porque a las tres menos cinco de la tarde, lo único que me apetecía era subirme a un campanario con una ametralladora del 12,70 y empezar a dar caña. No indiscriminadamente, por supuesto: mis eventuales y oníricos objetivos tienen nombre y apellidos de todos bien conocidos.

Ya pasó. Ahora ya no estoy de mala leche. Ahora sólo estoy poseído por un cálido deseo de paz y amor para toda la Humanidad. Eso mismo. Así que vamos al grano.

Este mediodía, Zap II El Prorrogao ha anunciado un cambio de Gobierno. Se ha cargado a no sé cuántos ministros y ha puesto a no sé cuántos otros. Personalmente (cada cual tendrá su visión del asunto) destacaría dos novedades: una, que se ha cepillado a Solbes; otra, que ha puesto ahí, como titular de Cultura (que le dicen) a la Ángeles González Sinde. Pero es una falsa impresión: ni se ha cepillado a uno ni ha puesto, en realidad, en todo el amplio significado de poner, a la otra. A Solbes no se lo ha cargado, eso es público y notorio: Solbes se quería ir hace muchos meses, absolutamente desmoralizado (es un excelente economista) por tener que someter su valía profesional a la mediocridad intelectual del más triste presidente del Gobierno que se ha visto desde la transición (y, aún fuera de ella, hay que ir a buscar a Carrero Blanco para encontrar un precedente más deprimente). Y por lo que respecta a la González, la expresión la ha colocado ahí es más que exacta; efectivamente, es una señora sin chicha ni limoná, bastante plana también, vistos sus antecedentes, y cuyas tonterías preliminares ya nos indican lo que hay. Y lo que hay es lo mismo de antes. Recordemos que Zapatero nos endiñó, primero, a Dixie con la que, entre berrinche y berrinche, soltamos unas risas; después a este, a Molina, que nadie sabe muy bien de dónde salió (cuando lo nombraron, hubimos de ir a la Wikipedia y a Google echando leches) pero que pronto enseñó el pelo de la dehesa y se ganó el simpático -y merecido- apelativo de ministro de la $GAE. Ahora esta. A la tercera va la vencida. Pero… ¿por qué a la tercera va la vencida en este caso?

La pobre Angelines de las narices, si miramos bien la cuestión, no es un valor en sí misma. Si observamos el asunto con distanciamiento veremos que esta señora, por sí misma, no puede hacer más daño que Dixie o que Molina. ¿Qué pasa? ¿Que es un vector de la $GAE, de la sopa boba, de los faranduleros? ¡Pues claro! Pero… ¿acaso no lo eran sus dos predecesores? ¿Qué diferencia a la González de Dixie y de Molina? Solamente una cosa: que con los dos anteriores hubimos de esperar a ver por dónde salían, mientras que esta ya viene perfectamente marcada de antemano. Tanto es así, que la red ha reaccionado no en cuestión de horas sino de minutos y no virulentamente sino -diría yo- explosivamente.

González, en sí misma, no importa una mierda. González sólo tiene un valor: su significado. González no es González, es un mensaje, un mensaje que Zap nos manda a todos, a toda la ciudadanía en red, un mensaje que viene a decir, casi exactamente, esto: «Me importáis tres cojones todos. Voy a hacer lo que me dé la gana, os pongáis como os pongáis. Ya no va a haber disimulo ni medias tintas: aquí se va a hacer lo que a la $GAE, a los cejijuntos, a la farándula, a la sopa boba, en definitiva, le dé la gana, y se va a hacer porque lo mando yo y porque me sale de los cataplines a mí. Hasta ahora os había puesto enfrente a unos figurones para que recibieran vuestras leches y se quemaran en su entrega a intereses mezquinos; ahora se han terminado los figurones: la González no es un figurón, es un símbolo. Ahora vais a saber, por fin, que el que manda, soy yo».

Sólo diciéndolo tal cual podría quedar más claro. Zap nos arroja el guante, destapa la olla: las cosas van a ser como le dé la gana a él. Ya no hay ministros interpuestos, ya no hay correveidiles, ya no hay escudos ministeriales. Nos las estamos viendo con Zap en persona.

Hemos entrado al trapo -no era para menos- porque el nombramiento de Angelines parecía poco menos que un insulto. Lo es. Es un escupitajo, es un desplante. Pero esa no es la parte principal del mensaje, sino lo que he dicho antes. González pasa a ser ahora un objeto del mobiliario y cometeremos una grave estupidez e ingenuidad política si vamos a por ella. El engaño pudo ser sutil hasta hoy, pero hoy ya sabemos lo que no puede verse de otra manera: tenemos enfrente a Zap, no a dixies, ni a molinas, ni a gonzáleces. Enfrente está Zap en persona.

O sea, que tenemos que ir a por Zap.

Aquí se han terminado las cuestiones ideológicas, se ha terminado lo de que todos son iguales (y es verdad, lo son, pero hay que cargarse al primero de la fila antes de ir a por el segundo), se ha terminado la tontería de si las derechas o las izquierdas. Aquí tenemos, de un lado, el desarrollo tecnológico español y los derechos civiles de los ciudadanos (en red y fuera de la red, que de eso habrá que ir hablando ya también); y de otro lado, a Zap. No a este o al otro: a Zap. No hay otra forma posible de verlo, si no es cayendo en la más total estulticia, cuando menos en términos políticos.

Zap ha ordenado a sus banderilleros que lo dejen solo y ha brindado a la farándula la muerte de este toro. Y este toro somos nosotros. Señores, llevo ya años diciendo que esto es una guerra; ahora, a lo de guerra habrá que añadir algunos… apellidos: «sin cuartel», «a muerte». Hemos llegado al extremo en que es Zap o somos nosotros, pero dentro de entre 12 y 18 meses, uno de los dos contendientes estará muy jodido… prácticamente, liquidado.

Tenemos que ponernos las pilas e ir a por todas. Diría que hay que inflamar la red, pero, en estos momentos, la red hace horas ya que arde. No es suficiente. Hay que bajar a la calle, hay que llevar esta guerra a la calle, hay que ponerse enfrente de los mossos de Saura, de los ertzainas de no sé a quién van a poner, de los nacionales de Rubalcaba. Hay que bajar a la calle y hay que bajar en serio. Y pronto, además. La red les importa un pito: su mundo de papel la silencia. Nos las tenemos que ingeniar para que, pese al silencio cómplice del papel, la indignación por la indignidad llegue a la calle. Ahí nos llevan ventaja, ahí son los amos, pero tenemos que ganarles también este campo. Otros lo han hecho antes, no es imposible: los altermundistas, los chavales de V de Vivienda, los universitarios antiBolonia… Tienen la crisis a barlovento, que les proporcionará abundante humo para ocultar la gravedad de lo que pergeñan y para silenciar nuestros movimientos y nuestras convocatorias. Es igual. Tenemos que bajar a la calle.

El enemigo ya está claro, el objetivo ya está adquirido: Zap.

Y la González, que baile.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Sonia  On 08/04/2009 at .

    Si quieres P2P, no votes al PSOE en las Europeas. Quédate en casa, vota en blanco, nulo, IU,UPyD,PP,PNV,BNG, CiU…lo que quieras pero no votes PSOE.

    Fuera González Sinde.

    Podemos conseguirlo.

    Pásalo.

  • Rogelio Carballo  On 08/04/2009 at .

    A por ellos… y luego si los segundos no valen a por los segundos, y si hace falta la fila entera…. No con mis impuestos. Punto y pelota

  • PROTESTAVECINO  On 08/04/2009 at .

    hay que ponerse enfrente de los mossos de Saura, de los ertzainas de no sé a quién van a poner, de los nacionales de Rubalcaba.
    Tranquilos, enfrente solo tenemos a ZP, los mossos, ertzainas, nacionales y pikoletos estan escuchando al ciudadano y obrando en consecuencia.
    Los ciudadanos, no pueden seguir pagando a todos estos impresentables, no somos limones.
    Y otro si digo: el pueblo y solo el pueblo es SOBERANO.
    Los del papel, que tomen nota, se puede dejar de comprar sus publicaciones y pagar a los periodistas directamente.

  • Luis  On 08/04/2009 at .

    Muy de acuerdo. Propongo reutilizar el lema que se usó con Molina:
    ____ ZP pírate ___

    PD. Lo de montarse al campanario con la ametralladora tiene sus reminiscencias “Guareshianas”. Me he reído mucho

  • Ryouga  On 08/04/2009 at .

    Se nos avecina un año de lucha decisiva, mandemoslo de vuelta a Leon.

    Respecto a las fuerzas de seguridad del estado tendrán que acatar las ordenes ,pero como bien dice protestavecino como ciudadanos tienen su propia postura al respecto y después de enseñarle a medio cuartel a configurar emule (la otra mitad no tenia pc) creo que es cercana a la nuestra.

  • tuseeketh  On 09/04/2009 at .

    Más razón que un santo. Esto ha sido una provocación, ha sido un claro mensaje de “a partir de ahora voy a ir a saco en este tema”. Nos ha dejado claro que el tema del canon, P2P, etc. no va a mejorar, sino a empeorar si cabe en el futuro.

  • PROTESTAVECINO  On 10/04/2009 at .

    Ryouga, PC ya tienen.
    En estos momentos desde PROTESTAVECINO, estamos mostrando las maravillas de Ubuntu 8.04 y las calamidades de la $GAE y Win, lo de espiar las bodas, pecata minuta comparado con las perrerías de los “ benitoventanas”.

  • Un Culé  On 10/04/2009 at .

    Amigo, lo de Saura no tiene nombre y más cuando le han demostrado que la contaminación no desciende sino que subre con el dichoso 80 pero allá los que lo han elegido, ellos son los responsables del caprichoso, engreido, mentiroso … …

    Bueno a lo que nos interesa. Debemos seguir solicitando la dimisión de la representante de las $GAE en el gobierno y mientras no haya cese o dimisión, ni un solo voto al PSOE, ni al PSC.

    Somos mayoría, si nos unimos, tenemos mayor poder (con diferencia) que los de la ceja, los titiriteros y las $GAE.

    Ni un voto al PSOE y ya vendrán a negociar y a hablar con nosotros, no al revés.

Trackbacks

A %d blogueros les gusta esto: