Paella republicana

De la serie: Los jueves, paella (aunque hoy sirvamos una tapita en martes)

Tal día como hoy, justamente hoy, 14 de abril, día que hemos dado en celebrar como de la República (aunque la efeméride pertenece a la implantación de la segunda, que acabó como el rosario de la Aurora), en 2005, escribí una entrada en «El Incordio» titulada Els dijous, escudella, título un poquito tramposillo porque daba paso, en realidad, a la primera paella de los jueves, una sección fija de esta bitácora que ha seguido existiendo como única.

El éxito de las paellas, medido siempre en relación a la audiencia total de la bitácora, no ha dejado nunca de sorprenderme y más desde que me di cuenta, hará dos o tres años, de que no sólo tiene lectores fijos sino, además, exclusivos. Efectivamente, un determinado número de seguidores de las paellas sólo viene por aquí los jueves: a ellos les importan un rábano -aparentemente- las andanzas de Teddy Bautista, las trapazadas de Steve Ballmer y la ominosidad de los sucesivos ministros de Cultura; a lo que van, específica y exclusivamente, es a seguir mi sociología política de andar por casa y también -por lo que creo ver- mis diatribas contra los cochambrosos cocidos del achuntamén barcelonés.

Tanto es así que llegué a plantearme segregar la paella de los jueves y realizar con ella una bitácora independiente dedicada exclusivamente al arroz joviano. Pero luego lo pensé mejor. Lo pensé mejor por dos razones: la primera, porque ya tuve un fracaso cuando intenté hacer una segunda paella, en catalán en ese caso, y no hubo manera, no tuve tiempo (ni, quizá, excedente imaginativo o argumental) para llevar adelante dos bitácoras (teniendo en cuenta que la catalana no iba a ser una simple traducción de «El Incordio» sino que estaría realizada con contenidos propios y exclusivos, siendo las interacciones entre ambas casos muy aislados y puntuales); la segunda razón -que pesó aún más- fue que la paella es inherente a «El Incordio», que fuera de «El Incordio» constituiría quizá una bitácora aceptable pero que estaría, según me dio la impresión, a la intemperie, como una casa sin techo. Y, efectivamente, hoy, en 2009, es tan difícil de concebir la paella sin «El Incordio» como «El Incordio» sin la paella. O, al menos, así me lo parece a mí.

Por tanto, a corto y medio plazo -a largo, todos calvos- las cosas van a seguir como hasta ahora: cada jueves su paellita puntual (hay que reconocer que pese a tres o cuatro fiascos anuales, la cosa lleva una regularidad más que aceptable) y el resto de los días, la guerra a muerte contra el apropiacionismo intelectual.

Y aunque es ya un tópico y parece una simple formalidad, os aseguro que no lo es en absoluto: es una grata e insoslayable obligación agradeceros a todos, a vosotros, lectores, vuestra fidelidad, vuestra paciencia, vuestros comentarios, vuestro tiempo, vuestra atención. Escribir una bitácora no es un simple ejercicio de grafomanía; la grafomanía no necesita divulgación porque no necesita lectores. El saberme leído -por cuatro o por cuatrocientos, eso sí que importa, de verdad, poco- es lo que le procura a las paellas y, en definitiva, al entero blog, el combustible necesario para su continuidad, esa continuidad que, año tras año, va dejando hitos en el tiempo y, lo que es mejor, a cada hito, a cada aniversario, se renueva con más fuerza aún que en el anterior el propósito de continuidad y la vitalidad para un largo y fecundo futuro.

Va por todos vosotros.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Ryouga  On 14/04/2009 at .

    Siga poniendo arroz a hervir sr.cuchi que desgraciadamente nuestra sociedad sigue ofreciendo abundantes ingredientes para condimentarla.

    Ademas es un placer tener tan buen cocinero para presentarnos esos platos tan bien preparados que otros medios no se atreven a poner en el menú.

  • Ángel Bacaicoa  On 14/04/2009 at .

    Sólo de paella no se puede vivir decentemente. Usted siga en los fogones. Bon apetit.

  • Jordi  On 14/04/2009 at .

    Moltes felicitats per la feina feta i per la futura! Aquí otro comensal que no se pierde la paella y demás sabrosos platos.

  • arati  On 15/04/2009 at .

    Bueno pues… felicidades paelleras! y que sean muchas más, seguiremos viniendo, nos gusta el menú.

    ¿Qué tal ha ido el programa de radio? ¿Implacable y tremebundo?

    Saludos

  • PROTESTAVECINO  On 15/04/2009 at .

    Me encantan los buenos alimentos.
    La paella, exquisita, los postres escelentes y los vinos, que decir.
    Felicidades Maestro.

  • Monsignore (azote de sodomitas)  On 15/04/2009 at .

    “agradeceros a todos, a vosotros, lectores, vuestra fidelidad, vuestra paciencia, vuestros comentarios, vuestro tiempo, vuestra atención”.

    Te estás amariconando, caro figlio… ;-D

A %d blogueros les gusta esto: