¿Quién es hoy Don Oppas?

De la serie: Correo ordinario

…Y ya estamos otra vez. Otra vez Micro$oft metiendo las narices en el ámbito público español y otra vez ese insufrible hedor a corrupción que no se nos cae de las narices a ningún nivel, ni estatal, ni autonómico, ni local, ni esté en el poder correspondiente el partido que esté en el poder correspondiente. En cuanto aparece Micro$oft, el olor a mierda es tan penetrante que se diría invencible incluso por las máscaras antigás.

Hace unos pocos días se filtró en algunos medios de comunicación la noticia -que no ha sido desmentida- de que el Gobierno anda planeando entregar a 2,6 millones de alumnos de enseñanza Primaria un ordenador personal portátil. Yo no sé, personalmente, si esta medida es estrictamente necesaria, siendo, sí, conveniente en la ESO e imprescindible en Bachillerato; pero one laptop per child en esos niveles tan básicos… no sé. Sí es conveniente, por supuesto, que las aulas estén informatizadas y con buena conexión a la red y que el profesorado esté perfectamente formado en nuevas tecnologías -que por ahí la cosa cojea muchísimo-, lo que quiere decir que no hay que freírlo a cursos de guor, sino enseñarles doctrina informática, el uso del ordenador y de la red como recurso pedagógico (a ver si le pierden el miedo alrincón del vago y la tirria a la Wikipedia). Esto debería ser suficiente para los ciclos elemental y medio de primaria; yo creo que también para el superior, pero bueno…

Por la vía de preguntarse si es mejor lo contrario -es decir, la total ausencia de la informática y de la red en la vida del alumno- cabe aceptar ese dispendio, insisto que excesivo, aunque sea a regañadientes.

Lo que es intolerable es que toda esa maquinaria vaya a estar equipada con productos Micro$oft: como mínimo, el sistema operativo y el paquete ofimático. Esto me parece una aberración y una barbaridad tremenda. Y las razones son muchas y obvias. Hispalinux ha divulgado hoy una durísima nota de prensa sobre el particular que, desde luego, suscribo de pe a pa.

En primer lugar, es la ocasión para descontaminar a la población de tanto software apropiativo. Es el pez que se muerde la cola: siempre hay que estar pendientes de los programas y de los formatos de Micro$oft porque son de uso mayoritario, nos dicen. Bien: en la población infantil no son de uso mayoritario, porque la población infantil aún no se ha iniciado y, aunque lo hubiera hecho, no lo estaría hasta el extremo de que la migración a otro sistema operativo fuera ardua, larga y dolorosa. En absoluto. De modo que por una vez en que aparece una ocasión excelente -y posiblemente irrepetible- de meter a este país en la independencia tecnológica, y además a medio plazo, sin términos de cronología histórica, se deja perder. ¿Inexplicablemente? No: creo que la cosa tiene una perfecta explicación, luego la veremos.

En segundo lugar, la onerosidad de la operación. Al coste de la máquina, hay que añadir el de su sistema operativo y sus programas. Hispalinux lo calcula así: 60 euros por cada copia del sistema operativo (a precio rebajado); 50 euros por cada licencia de M$ Office para estudiantes. Sólo esto, ya costará 100 millones de euros anuales; además, hay que añadir el antivirus (imprescindible con esa mierda de sistema operativo), costará, aproximadamente, unos 25 euros (también anuales) y las licencias de otro programario que pudiera incluirse en los aparatos (que se incluirá algo más, claro). ¡Oh! Y… el marroncito -que se adjudica a las comunidades autónomas- de mantener en orden de marcha un sistema operativo que se cae cada dos por tres. Media autopista, nos va a costar esto a los catalanes, que lo sume Montilla al paquete de reclamaciones…

En tercer lugar, la existencia de alternativas libres, a un coste ínfimo, y sobradamente probadas y contrastadas en diversas comunidades autónomas (Extremadura, Andalucía y Valencia; además, en fase de implantación en Catalunya). La alternativa, por supuesto, se llama Linux. Y ahí lo indignante es por partida doble: en primer lugar, lo dicho, que existe una alternativa valida, mejor y más económica; en segundo lugar, que a ver qué va a pasar con las comunidades autónomas que ya están funcionando con el sistema operativo Linux. Por supuesto que podrán seguir utilizándolo y desdeñar Window$ y demás cagarela de Micro$oft pero, entretanto, el Estado –todos los españoles, incluyendo a los cuatro millones de parados y los que te rondaré mientras esta infamia se lleva a término- ya habrá pagado por esas licencias que van a ir a la basura. Aunque también hay un supuesto peor: que mediante presión política o económica o de cualquier otro tipo, desde el partido, obliguen a las comunidades autónomas socialistas (Extremadura y Andalucía; también a Catalunya, pero a la administración catalana ya le gustaría) a abandonar sus estructuras Linux.

En cuarto lugar, la pérdida de una gran oportunidad para el florecimiento de una industria nacional tecnológica autóctona incluso -o sobre todo- en los imprescindibles niveles de pequeña y mediana empresa, la gran beneficiaria, tanto por proveedora como por cliente, de las soluciones y los desarrollos basados en tecnologías de software libre. La dinámica que la implantación del software libre generalizado a nivel escolar podría reportar a nuestra industria sería inmensa. Pero no sólo en estos primeros momentos sino en un futuro a medio y largo plazo: que 2,6 millones de españoles se habituaran a trabajar con escritorios libres y que las nuevas generaciones se fueran incorporando, con la escolaridad, a ese conocimiento, abre unas vías inmensas, inimaginables. Vías de valor, vías de PIB.

Pues a la muerte de esas vías nos está condenando el socialismo ¿español? si esta noticia se confirma en los términos en que se ha divulgado.

Corrupción, corrupción, corrupción… ¿Qué es eso de la adjudicación directa, sin concurso, sin debate parlamentario, sin nada, de un paquete presupuestario tan enorme, ya por no hablar de las consecuencias ya apuntadas? ¿Qué está pasando aquí? ¿Qué deudas le está pagando quién a quién y por qué? ¿A qué niveles? Es cierto que Micro$oft tiene que apostar fuerte, porque si pierde esa oportunidad, en diez o quince años -probablemente en menos y quizá en mucho menos- se podría despedir de España como mercado y ese sería el mal menor, porque lo más probable es que muchos otros países secundaran la iniciativa viendo lo que supone en competitividad y en desarrollo. Pero, aunque eso fuera así… ¿qué tipo de mierda de país bananero sería este, qué partido de mafiosos y de corruptos al más puro estilo Batista o Duvalier sería el que nos gobierna si una empresa pudiera imponerse por las buenas en algo tan enorme?

Toda la educación española encadenada a perpetuidad a una empresa norteamericana… ¿y los estudiantes se quejaban del plan de Bolonia, que, siendo importante, es una fruslería al lado de esto? ¿Qué tendría que pasar si esta noticia fuera cierta en toda su extensión? Sería, lo digo así de claro, como para lanzarle un órdago al entero sistema español, una impugnación global y radical. Otra cosa es lo que vaya a pasar realmente y en eso caben pocas esperanzas. Si la sociedad española está atocinada y desactivada así, en general, si permanece indiferente ante agresiones cuya naturaleza comprende y alcanza a diagnosticar y valorar… ¿qué cabe esperar de un país tecnoanalfabeto que necesitaría de muchísimas sacudidas -y de alta intensidad- solamente para llegar a percibir que hay muchísimo mundo más allá de Window$ y de Micro$oft?

Hay miles de botarates convencidos de cosas como que los catalanes vamos a acabar con España y ahí los tienes, fumándose tranquilamente un puro mientras el enemigo, el verdadero enemigo, está dentro.

¿Patrocinado por quién?

——————–

Recuerda seleccionar tus artículos favoritos de «El Incordio» para el libro del 5º aniversario

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Monsignoft  On 27/04/2009 at .

    Te puedo contar que dos de mis enanos han estudiado – y uno estudia aún – una asignatura de Informática.

    – Temario Básico: Cómo abrir el NotePad. Cómo cerrar el Notepad.

    – Temario Intermedio: Cómo abrir el WordPad. Cómo cerrar el WordPad. Cómo cambiar el tipo de letra en el WordPad.

    – Temario Avanzado: Cómo abrir el Word. Cómo cerrar el Word. Cómo cambiar el tipo de letra en el Word.

    Es de destacar que el colegio no proporciona a los alumnos licencias de Office. Cosa que me la sopla, porque todos los ordenadores de casa tienen OpenOffice. Y es que soy un rebelde sin pausa…

  • ubersoldat  On 27/04/2009 at .

    Te veo realmente afectado por esto. Yo todavia estoy esperando a ver si todo esto es verdad o sólo estan tanteando.
    Yo lo único que sé, es que me voy a ir montando una empresa para migrar estos portatiles a Linux, porque en cuanto los colegios empiecen a ver que tienen millones de euros metidos en un almacen porque no funcionan, me voy a hacer rico!

  • PROTESTAVECINO  On 30/04/2009 at .

    Los todopoderosos, regidores cultos, velaran por nuestra salud con window$ y sus “software” que nos elevaran al nirvana de la $GAE.
    En la administración del “Estado”, no funciona nada sin win, te sancionan y amenazan si intentas instalar alternativas libres. Aunque funcionen mejor, y se demuestre las rebajas de costos, todo queda anulado por los fines de semana, que Windows proporciona a los que deciden, y no saben ni cambiar el tipo de letra a un documento, pero son grandes cazadores de gamusinos.

A %d blogueros les gusta esto: