Cretinadas a patadas

De la serie: Rugidos

Si es que no se puede tener buen rollo, de verdad. Aprovecha uno que tienen un detalle inteligente para congraciarse con los de IU y, pumba, en dos o tres días vuelven por peteneras. Por supuesto que no voy yo a enseñarles cómo tienen que organizar su partido pero la verdad es que si ahí hubiera un poco de orden y menos folklore de progre de mercadillo de saldos, hasta serían para mí una opción electoral. De cuando en cuando, no sistemáticamente, claro, pero hay veces en que, harto de todo el mogollón de sinvergüenzas a derecha y siniestrita, casi apetecería votar a IU, aunque sólo fuera por joder, si no le desanimaran a uno ciertas patochadas. Como la que sigue: el Ayuntamiento de El Borge (Málaga) celebrará a finales de mes bautizos civiles. Cuando lees estas cosas, te sangra el corazón viendo cómo una simple soplapollez desactiva el rigor y el esfuerzo de un eurodiputado como Hammerstein o de un senador (ex-senador, creo ahora) como Guillot.

Empecemos con una cuestión incidental previa: me parece muy bien y muy plausible que un ciudadano, solo o en compañía de sus familiares, amigos y deudos diversos, celebre en alegre festejo el nacimiento de su hijo; y me sigue pareciendo muy bien y muy plausible que lo celebre sin la menor significación religiosa. Incluso continúa pareciéndome bien si el tal ciudadano monta una suerte de bautizo laico o civil o como se le quiera llamar: cada cual es dueño de sus ridículos y hay quien se pone bragas fosforescentes.

Lo que no me parece de recibo es que una astracanada tal la monte una administración pública. Aunque no cueste dinero o aunque cueste poco, la cosa no va por ahí. En primer lugar porque lo de bautizo civil ya suena a intrínseca mentecatez y, en segundo lugar, porque viendo las características del número que va a montarse en la localidad malagueña, esto adquiere las características de un verdadero bautizo bufo. Ver si no el enlace, que no me invento nada…

Para empezar, los padrinos adquirirán el compromiso de que el bautizado reciba una educación laica, libre y gratuita (sic, en «El Plural», la fuente de la noticia). O sea que si los padres quieren en el futuro llevar al niño a un colegio de pago, se las van a ver con los compadres. Que se las verán a gritos, que no de otra forma, porque no hay norma que apoye a los padrinos en el cumplimiento de ese compromiso ni aunque los padres lo suscriban también, puesto que el derecho a elegir la educación de los hijos es consustancial a la patria potestad y la patria potestad está fuera del ius commercium, no puede negociarse con ella válidamente (es la misma razón que sanciona de nulidad el pacto de matrimonio de un hijo con un tercero). O sea que ya en la primera leche, al payaso se le ha caído el cucurucho. Por otra parte, si bien los términos laica y gratuita se entienden perfectamente, no acabo de comprender qué puede significar educación libre; yo conocí -y sufrí- la llamada enseñanza libre que significaba que uno estudiaba en un colegio privado pero luego se iba a examinar -todo el curso de una sola tacada- a un instituto oficial de enseñanza media. ¿Será eso? Pues habrá que modificar -nuevamente- la ley de educación, como quiera que se llame ahora, en tan retrógrado sentido.

Los textos litúrgicos serán cambiados por la Carta Europea de los Derechos del Niño y el agua bendita por la Constitución Española. Maravilloso: para acabar de perfilar lo de bautizo bufo. Además, el niño sigue siendo menor de edad y no puede, por tanto, prestar consentimiento. Si algún día se hace guardia civil y nos da un susto en el Congreso, se le podrá empapelar por golpista, pero no se le podrá excomulgar civilmente por vicio en el consentimiento. Porque es de prever que algún gilipollas se invente el día menos pensado la excomunión civil, eso casi no cabe dudarlo.

Lo de la «Nana de la cebolla» y la banda municipal interpretando el «Himno de la alegría» (se refieren, sin duda, al cuarto movimiento de la Novena Sinfonía de Beethoven) ya lo dejo al libre cachondeo del lector.

En fin, el pueblín este parece que ya es conocido por otros números similares -cosa que «El Plural» parece recordar con mucho más gozo que vergüenza, siquiera ajena-, como un referéndum antiliberal (perdón: ¿un referéndum puede ser, en puridad y en sí, antialgo?) celebrado a la sombra del retrato de Ernesto Guevara –Che para sus amigos- y de símbolos del llamado Ejército Zapatista de Liberación Nacional; o como celebrar una jornada de luto oficial cada aniversario de la invasión de Irak. O como -¡asombraos!- romper relaciones diplomáticas con Israel y declarar personas non gratas a todos los miembros de su Gobierno.

Con decir -visto este y otros panoramas urbanos- que lo más normal de la administración de este pueblo es el nomenclator de su callejero, ya está dicho prácticamente todo…

Para cagarse.

——————–

Recuerda seleccionar tus artículos favoritos de «El Incordio» para el libro del 5º aniversario

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Monsignore  On 04/05/2009 at .

    A uno, de vez en cuando, cosas de juventud y nostalgias de la Tercera Internacional, le entran ganas de revivir el asalto al Palacio de Invierno con Trotsky dirigiendo a las guardesas rojas – eso es igualdad, y no las capulladas de la Aído – y con el padrecito Stalin tomando notas desde el margen.

    Pero la verdad es que, con esta tropa, no se puede tomar, no ya el Palacio de Invierno, sino ni un jodío cortao corto de café.

    Para lo máximo – o lo único – que sirven es para apedrear un McDonalds. O eso, o como cabecera de cartel en el Circo Krone, que ahí sí que dan el tipo.

    En fin… siempre se ha dicho que lo de “Inteligencia Militar” es un contrasentido; pero anda, que lo de “Izquierda Unida”…

  • Jordi  On 04/05/2009 at .

    De aquí cuatro días se celebrarán “primeras comuniones laicas”. Y si no, tiempo al tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: