Interoperabilidad, divino tesoro

De la serie: Pequeños bocaditos

Estoy subiendo a Linux-GUAI (Grupo de Usuarios Linux de la Asociación de Internautas) una serie de artículos escritos por Fernando Acero sobre la interoperabilidad, ese problema que no debiera serlo, sobre todo pensando en el 31 de diciembre de este año, cuando la Administración del Estado, las autonómicas y unas cuantas municipales, tendrán que estar en condiciones de atender al ciudadano electrónicamente y, como mínimo, respetar los estándares libres con los que el ciudadano pueda y quiera actuar. Digo que el problema no debiera serlo, pero lo es y mucho me temo que, además, lo va a ser.

Como pasa siempre en este país de políticos chusma, las leyes sólo son para hacerse la foto. El 31 de diciembre, el 2 de enero de 2010, para ser más realistas, los ciudadanos no van a poder ejercitar su derecho a interactuar electrónicamente con estándares libres (y hasta me huelo que tampoco con los otros) con la Administración pública -salvo en pequeñas islas de gestión que, de hecho, ya funcionaban ahora con las TIC a tope-, porque eso está más verde que la nuez de la fábula. Enseguida empezarán a llegar modificaciones legales (a lo mejor hasta por vía de Ley de Presupuestos Generales del Estado, que estos analfabetos son capaces de cualquier cosa) que dispondrán prórrogas y tíos Paco con la rebaja.

Mientras tanto, y como aperitivo para el sufrimiento, vamos a ir siguiendo estos documentadísimos artículos de Fernando de los que subí el primero hace días -demasiados- y hasta hoy no he subido el segundo; pero esta semana iré llevando a Linux-GUAI los otros dos. Lo que hay ahora es esto:

El problema de la interoperabilidad I parte: Las definiciones
El problema de la interoperabilidad II parte: La realidad

Que no sea nada, señores.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.
A %d blogueros les gusta esto: