Sobre la cooperación

De la serie: Pequeños bocaditos

Cuando en una paella reciente concreté en un caso específico mis generales y reiteradamente enunciadas dudas sobre la eficacia genérica de muchas ONGs y de ciertas acciones benéficas dirigidas a países presuntamente subdesarrollados -y salvada siempre la buena fe de los voluntarios y de algunos promotores, que no de todos- recibí alguna que otra andanada, tanto en los comentarios como en mensajes de correo electrónico.

Pues he aquí, en un registro distinto del de «El Incordio» pero también en un tono muy peculiar, unas opiniones asimismo poco correctas políticamente sobre cooperación, ONGs y voluntarios (Vía Menéame donde, por cierto, parece que también se está liando parda).

En todo caso, siempre es un alivio constatar que uno no es un marciano. O… bueno, que si lo es, no está solo en este planeta de color azul chorizo.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • JCB  On 31/07/2009 at .

    La crítica es necesaria en cualquier ámbito de la vida, pero sólo si va acompañada de propuestas de mejora.
    Si no, sólo sirve para paralizar toda iniciativa.
    Del artículo que enlazas (y de tu anterior “paella”) parece extraerse que la solución buena es cambiar completamente el tipo de sociedad occidental para intentar compartir las riquezas y reducir así las desigualdades.
    Eso es fantástico, pero supongo que será consciente de que llevará “un poco” de tiempo.
    ¿Qué propondrá (propondreis) mientras tanto a un nivel más mundano que el de la política internacional?, ¿mirar para otro lado?, ¿darse golpes en el pecho?
    Aún no he leido ninguna propuesta al respecto, pero seguiré escuchando.

A %d blogueros les gusta esto: