País

De la serie: Pequeños bocaditos

En otras circunstancias sería increíble: con la que está cayendo, y en la última encuesta el PP aún amplía su ventaja sobre el PSOE.

Sólo puede explicarse por dos vías que, más que alternativas son acumulativas: todo el país, a todos los niveles, se ha convertido en un saco de chorizos y de mangantes (los efectos morales del ladrillo) y el nivel político sociata (y otros niveles sociatas) ha alcanzado un nivel tan deprimente que es como para abrirse las venas. Lo único coherente es que, en esta tesitura, sube como la espuma el invento de Rosa Díez. Normal: aparenta (en la realidad ya veríamos o ya veremos) una derecha limpia y con un mínimo de sensibilidad social.

Aquello de que antes prefiero una España roja que rota pasó ya a la historia. Hoy cabe decir que preferimos una España en manos de cualquiera que una España aplastada como la que estamos sufriendo. Tenemos un gravísimo problema político, pero también un problema moral y social.

Hay que levantar la bandera de un neorregeneracionismo. Y hacerlo pronto, o vamos al hoyo.

No sé yo qué clase de Hispanidad es la que cabe celebrar hoy.

Safe Creative #0910124673519

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • José Novo  On 15/10/2009 at .

    Completamente de acuerdo con usted, hemos llegado a un punto donde uno entre votar LEPRA o TUBERCULOSIS se queda en casa con una manta eléctrica.

    ¿UPYD alternativa? Veremos…

    Un saludo,

A %d blogueros les gusta esto: