Disculpa por un pinchazo

De la serie: Anuncios y varios

Lo sé: os tengo desde anteayer, martes, en el más absoluto secano. Lo siento. Pero es que -tal como era previsible- la ruptura total de mi rutina habitual me cortocircuita totalmente, a efectos de bitácora. Además, no os creáis que ando muy sobrado de tiempo: estoy -en términos laborales- de vacaciones, pero para unas vacaciones así, de verdad, prefiero trabajar (trabajar en lo mío habitual, en mis ocho horitas diarias y punto pelota). Ni siquiera os puedo contar en qué ando; lo haré, sin duda, más adelante, si los resultados de lo que estoy haciendo (de lo que estamos haciendo, porque no estoy solo) llegan a materializarse (que sí, que creo que se materializarán, pero aún no es del todo seguro). Porque lo que sí os puedo decir es que ando en un proyecto de la Asociación de Internautas. Y hasta aquí puedo leer.

Hace un tiempo prácticamente primaveral en Asturias, con temperaturas fresquitas en los dos extremos del día y con nieblas matinales bastante espesitas en el valle del Nalón. Es de todo lo que me estoy enterando. Nunca me imaginé que, estando en Asturias, pudiera no sentir su proximidad. Es curioso, no me había pasado nunca.

Regreso mañana, viernes, por la noche. Dejadme el sábado para reacondicionarme y para el domingo os prometo, por lo menos, la paella que os he escamoteado -sin mala intención- hoy, jueves.

Y reitero mis disculpas por tener el invento incordiante en el dique seco.

Ya sabía yo que esto iba a pasar.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.
A %d blogueros les gusta esto: