Desde Tenerife

De la serie: Anuncios y varios

Bueno, como siempre, los acontecimientos me rebasan y esta semana os he dejado sin paella. Lo siento por vosotros -lo digo sinceramente- y lo siento por haber incumplido, pero, la verdad, estas Jornadas de Eurolaw-Consulting que se están celebrando aquí en Tenerife están resultando, a la par que interesantes, muy intensivas: sesiones de trabajo de 12 horas -o más- sólo interrumpidas para el almuerzo y un par de pausas para un café. Y cuando bien pasadas las nueve de la noche -hora insular canaria of course termina el día, los participantes nos vemos agasajados con enorme largueza por Luis Fajardo, promotor y director de las jornadas, un anfitrión como hay pocos.

El único problema es que no encuentro un espacio adecuado para trabajar y yo, la verdad, eso ponerme el mini sobre las rodillas y pelearme con el trasto que pugna por ir al suelo, y el rejodidísimo touchpad que, por más que lo desactive, se fuma un puro y se empeña en descomponerme todos los textos me imposibilita la concentración absolutamente. Que ya, de por sí, no es fácil, si quieres mantener la oreja puesta en quien está hablando. Porque oir hablar a Fernando Acero sobre el DNI electrónico (y quedarse uno absolutamente acojonado, por cierto, vaya queso: ni diseñado por Micro$oft) o la voz tonante de Ismael Olea y la experiencia tremenda de Daniel Armendáriz al frente de ASOLIF -por no hablar de otras brillantes intervenciones- es de verdadero lujo.

Mañana, si consigo ocupar en el avión un asiento en la zona de la salida de emergencia, único espacio practicable para un ser humano, aprovecharé el largo vuelo de regreso para escribir alguna cosa que os compense el despaellazo de esta semana. Que no será una paella, por supuesto: el día que toca, toca, y si tal día no la hay, hasta la semana que viene.

Por cierto: hermosísima, la ciudad de San Cristóbal de La Laguna. Un estupendo despliegue de arquitectura entre renacentista y barroca, con aquel toque colonial en el que sólo falta que las chavalas (abundantes hoy, llenando de alegría las calles, porque los viernes no hay clase y esta es una ciudad predominantemente universitaria) lleven jazmines en el pelo, rosas en la cara, derramen lisura y a su paso dejen aromas de mixtura.

Ya os digo: esto inspira.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Jordi  On 27/11/2009 at .

    Las muchachas canarias son guapas per se. Qué bien que te lo pasas, piratón.

A %d blogueros les gusta esto: