LAECSP… ¡Juas!

De la serie: Me parto el culo

Esto ya lo sabía yo, que, no es por nada, conozco el paño. Cuando en el verano de hace dos años vi publicada la Ley 11/2007, de acceso electrónico de los ciudadanos a los servicios públicos (LAECSP), después, por cierto, de una lucha a muerte que se ganó sólo a medias (muy a medias) para evitar que para interactuar con las administraciones públicas los ciudadanos tuviésemos que utilizar Micro$oft sí o sí, casi me atraganté de risa. Me atraganté cuando vi que disponía que todo el tinglado iba a ponerse en marcha el 31 de diciembre de 2009, es decir, hoy.

Era una pretensión faraónica. Lo avisé yo, en esta bitácora, personalmente; lo avisó la Asociación de Internautas. Y lo avisaron muy pocos más, porque entre ignorantes y desinteresados, nos vamos a la casi totalidad de la ciudadanía. Pero cuando uno ve y palpa cada día, cada hora, cada minuto, que el 90 por 100 (y no bajo ni uno) de los funcionarios públicos no saben lo que es un formato de archivo, que utilizan el ordenador como una simple máquina de escribir que hace más cosas y más guay y que incluso hay no pocos que están cerca de hacer bueno el chiste aquel del tipp-ex en la pantalla (todo ello, en la inmensa mayoría de los casos, porque no se les ha formado adecuadamente y porque esa misma inmensa mayoría ha pasado olímpicamente de autoformarse), que desconfían del trabajo digital porque nadie les ha enseñado cómo funciona, por qué es posible y por qué es más eficiente y seguro que el papel de toda la vida, cuando uno ve todo eso, digo, y lo ve cada día y cada hora, pues eso: se cae de culo de risa cuando ve que el ministro de Industria fija el plazo del asunto a dos añitos y medio, con una Administración central monstruosa, diecisiete administraciones autonómicas de distinto pelaje y suerte que a las ocho mil administraciones municipales del país les da cuartelillo a reserva del presupuesto (cuartelillo también extensible a las comunidades autónomas, lo que pasa en que hay pocas de éstas que tengan excusa presupuestaria creíble).

La UE se planteó el horizonte 2015 para culminar el objetivo que la pirotecnia Zapatero-Sebastián fijó para hoy, y la mayoría de los países de la zona euro (y algunos que no están en la zona euro) andan muy por delante de nosotros en materia digital. Ahora sabemos por qué en la Unión Europea hay más cerebro, más prudencia y menos ganas de salir en la foto de portada que en la hispánica Moncloa.

En fin, que este nuevo año 2010 -que aprovecho para felicitaros- se presenta tan analógico como siempre, al menos en lo que respecta a las administraciones públicas, a los políticos y a las mentalidades. Oh, y a los jueces, por supuesto.

Y a mí, que ya me importa todo eso tres cojones…

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Trackbacks

A %d blogueros les gusta esto: