Resurrexit!!

De la serie: Crónicas de una crisis

Bueno, pues nada: «El Incordio» seguirá adelante.

No ha sido una decisión fácil y, además, está tomada hace unas pocas horas.

¿Qué me ha llevado a ella?

En primer lugar, vosotros. No es adulación, lo digo de verdad. Vosotros y el hecho de que seáis tan poquitos. Si hubiérais sido quinientos, o mil, seguramente este hubiera sido un factor de muy escasa personalización y no hubiera tenido peso en la reflexión. Pero una docenita… ¡Si es que casi os veo las caras, coño! Bueno, de hecho, tres o cuatro caras sí que las conozco. Las demás no… que yo sepa. Y entonces me ha dado la impresión de que si cerraba «El Incordio» os hacía un daño casi casi personal. Cerrar toda una publicación es, de alguna manera, como elevarla a la gloria; cerrar esta pequeña cosita… sería como abandonar una tertulia porque el café estaba frío.

En segundo lugar, que durante este fin de semana -repito que mi decisión tiene muy pocas horas- he vuelto a oler a pólvora, he vuelto a oir el retumbar de los cañones y he oído el cornetín llamando a la Caballería a cargar a degüelle. Y, bueno -alguno de vosotros, por lo visto en los comentarios, parece que conoce bien mis instintos-, cualquiera se resiste a un buen fregado como el que se presenta. Estad al loro mañana a las doce del mediodía -esto es una primicia: los periodistas se están enterando ahora mismo- que vamos a declarar la guerra a los malos. Y ojo: no la Asociación de Internautas, no… Mucha, muchísima más gente. A más de uno se le va a atragantar el bocata del desayuno. Todo ello con mi humilde y modestísima participación como un peoncito más entre un buen montón de gente de muy buena calidad.

En tercer lugar, que no es plan. No se puede premiar al enemigo incrementando los efectos de sus victorias. La sentencia del Tribunal Supremo que conocimos inmediatamente antes de fiestas ha sido un garrotazo. La Asociación de Internautas lo superará, desde luego; aunque el objetivo de reunir todo el dinero que va a hacer falta aún se adivina lejano (estamos en la cuarta parte de lo recaudado), la solidaridad de la buena gente de la red ha conseguido que, cuando menos, mantengamos la esperanza. Si esa solidaridad se mantiene, aunque por sí sola no llegue a ser suficiente, el dinero saldrá; ya veremos cómo y de dónde -alguna idea ya hay- pero saldrá. No es la problemática económica -con todo y ser gravísima- lo que más nos acongoja: el problema es sabernos jurídica y judicialmente indefensos. Desde el primer momento se decidió, en algún sitio, que había que darnos el palo por cojones y se nos ha dado el palo por cojones. No hemos tenido -y sabemos que no tendremos en lo sucesivo- farol al que agarrarnos. No librábamos esta guerra muy blindados -éramos conscientes de ello- pero ahora sabemos que la libramos casi literalmente a pecho descubierto, sin la menor protección. Si el papel de la Constitución estuvo alguna vez seco en algún capítulo, ahora es difícil encontrar página que no esté materialmente pingando… Y no sólo por lo de la sentencia: mirad qué semana nos ha obsequiado el Gobierno, entre el rumor, la conferencia de prensa y -hoy- la publicación de su normativa para implantar la censura previa en la red.

¿Y qué va a pasar ahora?

Bueno, va a haber cambios. De orientación no, por supuesto, eso es lo único que va a quedar igual que estaba. Seguramente en los contenidos, que van a ser más amplios. Se va a mantener el activismo pro conocimiento libre (en todas sus manifestaciones) y voy a mantener las paellas de los jueves (este próximo, reemprenderemos la singladura del arroz), pero voy a añadir más cosas, a ampliar un poco los temas. ¿Cuáles? No lo sé, centros de interés míos, pero tratados con un aire esporádico. La única temática a piñón fijo va a ser el activismo en red, pero tal día saldrá algo de aeronáutica, tal otro de arquitectura, aquel de más allá historia y, el día menos pensado ¿por qué no? cocina (pero ojo, cocina mía, cositas hechas por mí). Todo ello salteado, al azar, evitando cadencias previsibles que hagan venir a personal extraño a la empresa. El personal que quiero aquí sois vosotros: o cien como vosotros. O mil -miel sobre hojuelas-, pero como vosotros, gente perfectamente capaz de disfrutar de cualquier contenido hecho con ganas y con gracia, pero que viene a lo que viene. Es como cuando un grupo de amigos se reúnen para zamparse una fabada. Dan por supuesto que habrá algo de postre, y habrá vino y otras delicias adjuntas. Pero a lo que se va es a la fabada y a compartir el momento entre gente bien avenida. Voy a añadir más contenidos, pero el grueso tronco del árbol va a ser el de siempre. Lo demás, será irse por las ramas, que también tiene su gracia, en su momento justo y con moderación.

Sí cambiará su presentación. El próximo mes de abril llevaremos ya tres años con esta -jo, como pasa el tiempo- y ya me tiene algo aburrido. Asumo como positivo que es la más larga temporada de estabilidad morfológica -las otras duraron un año cada una, excepto la introductoria, que tuvo una corta vida de siete irregulares meses y que esa estabilidad es buena, pero tampoco hay que hacer causa de ella. Tampoco el cambio va a ser de hoy para mañana. Tengo que encontrar una hoja de estilos que me cuadre, lo suficientemente progresista como para poder aprovechar al máximo todos los recursos de la red, pero lo suficientemente clásica como para tener una vida razonablemente larga, si no tantos como tres, sí, por lo menos, dos. También me tengo que replantear si traslado todo el mobiliario de la actual a la nueva o empiezo ésta desde cero, entrar en un piso vacio e irlo llenando, un poquito cada semana. La verdad es que habría que hacer un refresco general de enlaces, quizá cambiar también mi foto (esta tiene cinco años ya, aunque, la verdad, no he cambiado mucho, algunas canas más en la barba, pero apenas nada más) y, por otra parte, esto de ir amueblando páginas, cuando nadie empuja y puede hacerse sin prisas y a gusto, pues, hombre, es prestoso. Lo he ido haciendo estas últimas semanas con una bitacorita -nada, cosa pequeña y sin pretensiones- que he abierto para hablar de cosas de mi barrio y me he divertido, la verdad. Pero, en fin, todo esto lo decidiré sobre la marcha y posiblemente lleve algún tiempo porque en algún momento de la migración habré de tocarle las narices a Joserra -el webmaster de la AI- y ya comprenderéis que ni Joserra ni nadie está en la AI ahora para demasiadas hostias.

Pues nada. Mañana mismo volvemos al tajo.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • PROTESTAVECINO  On 11/01/2010 at .

    Gracias por continuar.

  • Laertes  On 11/01/2010 at .

    Me alegro de que hayas tomado esta decisión. Aquí estaremos para seguir leyéndote.

  • galeta galàctica  On 11/01/2010 at .

    ¡¡Así se habla!!
    “¡¡ A por ellos, que son pocos y cobardes!! (General George Armstrong Custer , 25 de junio de 1876 , batalla de Little Big Horn,
    cuando le quedaban 14 soldados y estaban rodeados por 9000 indios.)

  • Hugo  On 11/01/2010 at .

    Solo puedo decir, olé!
    Gracias por seguir!

  • Agobi  On 11/01/2010 at .

    Gracias por estar con nosotros !!!! Valor y al toro !!!!

  • Enrique  On 11/01/2010 at .

    Paso poco por esto de los comentarios. Pero soy uno de tus fieles lectores, y la verdad que me daba pena la posibilidad de no pasar por aquí a leerte.
    Me alegra que sigas en línea.

  • jemarba  On 11/01/2010 at .

    Soy otro de los que se alegra realmente de poder seguirte.

  • S.  On 11/01/2010 at .

    Pues nada, seguiremos aquí. Abrazos.

  • Ángel Bacaicoa  On 11/01/2010 at .

    ¡Uf! ¡Que alivio!

  • Rogelio Carballo  On 11/01/2010 at .

    Me ha alegrado la noche, jefe. Qué famiña de paella. Por cierto. En otros temas estaré más pez, pero si puedo serle de ayuda en eso de los arquicuatreros, no lo dude.

    Unha aperta

  • lamastelle  On 11/01/2010 at .

    Pues nada, vamos a ello. Si hay que palmarla peleando, se palma asi. Si hay que cebarse de paellas hasta reventar, se ceba uno y ya esta.

    Por cierto, caballero, ejem, ejem, no es que quiera molestar pero nos debe usted a los lectores trescientos eur….digooooo, un pdf, me parece recordar ;-).

  • Alfons Garriga  On 12/01/2010 at .

    Pues acaba de alegrarme el día, los jueves sin paella no iban a ser lo mismo. Un abrazo

  • Angel Celma  On 12/01/2010 at .

    Mil gracias por continuar, Javier, no entro mucho a los comentarios pero si a esta pagina que espero siempre, por lo agradable y por decir las verdades del barquero a cierta gentecilla de $malvivir, aunque como te decía en otro comentario a veces no este de acuerdo con todo, pero si en un 95%. Puede ser también vivir en otra comunidad autónoma
    Por cierto me gustaria saber que sucederá mañana al mediodia para estar preparado lo que pasa es que es tarde para que me contestes, jeje
    Bravo chaval continua así que tienes lectores, Un saludo
    Desde Arucas, (Gran Canaria) 11 de enero de 2010

  • Jorge Delgado  On 12/01/2010 at .

    Muchas GRACIAS, D. Javier, por seguir en la brecha.
    Este es uno de los pocos blogs que leo con avidez y este especialmente me ayuda a “expandir mi mente” (ya ve, tiene propiedades lisérgicas para mí).
    En particular, no sabe Ud. cuan beneficioso ha sido para mi capacidad de comprensión del punto de vista catalán y de cataluña.

    Gracias de nuevo.

  • Ryouga  On 12/01/2010 at .

    Menos mal como comenta un compañero nos veiamos cercados por el enemigo y no sabiamos nada de nuestro ejercito ,teiamos esperanza pero aun no se veia nada en el horizonte.
    Ahora parece que una nube de polvo anuncia la llegada de nuestras tropas ,al ataque!!

  • Monsignore  On 12/01/2010 at .

    Adioslahostia, si es que no puedo tomarme unas vacaciones sin que se alborote la parroquia.

    A toro pasado, hijo de mis corazones, celebro que sigas en la brecha. Una internet sin El Incordio es como un cedé sin canon, como una película española sin subvención, como una Sinde sin…

    Bueno, mejor lo dejamos, que luego pasa lo que pasa.

    Me alegro de que sigas ahí.

  • sandore  On 12/01/2010 at .

    Enhorabuena, don Javier. Es grato verlo de vuelta y con esos bríos de siempre. Apoyos y saludos de Colombia.

  • Lobo  On 12/01/2010 at .

    Me alegro que estés de vuelta.

  • Jordi  On 12/01/2010 at .

    Éste es un Tercio español y la guerra no está perdida. Gràcies per continuar.

  • Persépolis  On 12/01/2010 at .

    Celébrolo. Te llevo leyendo desde los tiempos de ya.com y aunque no comento (casi) nunca. si chaparas el garito me sentiría perdido en esta red llena de vedettismos blogueros o burda politización.

    Gracias.

  • Germán Socías  On 13/01/2010 at .

    Me alegro mucho. Soy otro de la “mayoría silenciosa”. Del 90% que sólo leen (frente al 9% que comentan y el 1% que escribís). Sigue escribiendo, por favor!

  • Asturiano  On 13/01/2010 at .

    Asi se hace “paisano”….con dos coj…Bueno que me alegro un monton…Un saludo.

  • arati  On 13/01/2010 at .

    Nos alegramos, congratulamos y relamemos a la espera de nuevas paellas

  • luis.tic616  On 13/01/2010 at .

    Jod* qué alegría. La buena noticia del día.

  • ExpoBi  On 14/01/2010 at .

    Bueno, bueno, menos mal.
    El placer de encontrar un luchador que no se rinde no se siente todos los días, gracias.

A %d blogueros les gusta esto: