A fuego lento

De la nueva serie: Guisopos

Ya dije a comienzos de año que iba a diversificar un poco las temáticas habituales de esta bitácora y, sin disminuir ni un mísero gramo por kilómetro cuadrado la caña contra el apropiacionismo, vamos a tomarnos pequeños espacios para otras cosas. Uno de ellos es la gastronomía, nombre ampuloso con que solemos calificar en pijo el asunto del tripeo, los cocinorros y, en definitiva, el ponernos como tocinos de cosas ricas.

Y vamos a empezar por este frío fin de semana de Carnaval.

Mañana cumplo un compromiso que contraje con unos amigos de hacerles una fabada, y esta será la primera receta-crónica que aparecerá en «El Incordio», y me llena de satisfacción que sea precisamente asturiana. Como asturianos -y propios de los carnavales- son también los frisuelos que estoy barruntando hacer para el desayuno familiar del domingo y de los que también haré cumplida crónica. Todo ello, por supuesto, debidamente fotografiado. La imagen es importantísima en este mundo de la cocina, de modo que no faltará.

Les fabes están ya en remojo -y parte del compangu también- desde las seis de la mañana. La fabada la haré esta tarde. La fabada no debe cocinarse inmediatamente antes del servicio, en esto está de acuerdo casi todo el mundo, pero en el tiempo de antelación ya hay división de opiniones: unos dicen que debe terminarse tres o cuatro horas antes del servicio, otros -yo entre ellos- opinan que es mejor del día anterior, de la tarde del día anterior. Yo siempre la he hecho el día anterior (por la tarde, es decir, entre quince y diecisite horas antes del servicio) y no tengo queja del resultado. Por otra parte, mi madre y maestra siguió siempre el criterio de la tarde anterior, con exitazos resonantes de crítica y público.

El proceso culinario irá entrando en directo, como si dijésemos, en Facebook y esta noche habrá una amplia reseña aquí, en «El Incordio».

Nos vemos… cuchara en ristre.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Ángel Bacaicoa  On 13/02/2010 at .

    Me siento un perro de Paulov.

  • galeta galàctica  On 13/02/2010 at .

    Si.

A %d blogueros les gusta esto: