El incendio de los fatuos

De la serie: Rugidos

Tom Wolfe, en su inestimable obra -varias veces citada en esta bitácora- «Lo que hay que tener» describía con mucho ingenio, seguramente reflejo fiel de los protagonistas de este libro que no es sino un auténtico reportaje periodístico, esa especie de respeto reverencial rayano en lo idólatra que sentimos los ciudadanos hacia quienes se juegan el pellejo, quizá no tanto por nosotros, pobres burgueses de mierda, como por una especie de autoconsagración en un altar de los ungidos, de los ungidos por algo tan indefinible pero tan enteramente comprensible por descriptivo como, precisamente, lo que hay que tener.

Por lo tanto, cuando aparece alguien de la Cofradía de Lo Que Hay Que Tener (casi copio ahora a Wolfe) y les canta las verdades del barquero a los políticos, que constituyen el valor justamente opuesto, a los que incluso nosotros, los pobres burgueses de mierda, consideramos -plenamente legitimados para ello por la realidad más agobiante- como el último escalón del estrato más bajo, turbio y pestilente de la charca social, y cuando los políticos intentan defenderse balbuceando la protesta de una ofendida y presunta dignidad desharrapada, sucia y maloliente… ¿a quién vamos a creer?

Que sepa pues, Ricard Expósito, coordinador de las unidades de élite GRAF de los bomberos en Horta de San Joan, que su invectiva hacia esta gente (los que entendáis catalán no os perdáis el vídeo) la hemos escuchado los ciudadanos, cada cual en su casa, puestos en pie -cuando menos simbólicamente- y en respetuoso y admirado silencio, para, a su término, prorrumpir en fuertes aplausos de entusiasmo y también de calor, de solidaridad y de ánimo.

Lo Que Hay Que Tener, en un desplante no sólo frente al fuego sino ante la chusma.

En honor, memoria y homenaje a los compañeros caídos.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Ryouga  On 24/02/2010 at .

    Menudo cachondeo que tienen montado con los servicios de emergencia, privatización de parques, sustitución de funcionarios por chavales de protección civil sin formación, ausencia de medios, pero claro cuando pasa algo y muere gente pues se culpa a la mala suerte y no a la total ausencia de medios y gente formada, en mi pueblo cuando arde una casa u ocurre un accidente hay que ir a buscar a los chavales de proteccion civil (alias GRUMIR) que suelen estar desbrozando fincas sin nadie de guardia.

A %d blogueros les gusta esto: