¿Himno? Sí, pero…

De la serie: Pequeños bocaditos

Aunque no vivo en Aragón y no puedo constatarlo personalmente, si hacemos caso de los medios de comunicación -cosa que, de cualquier forma, hay que tomar con muchas reservas- y de lo que se oye por la red, parece ser que toda la región es un clamor para que el «Canto a la Libertad» de Labordeta pase a ser el himno oficial de la comunidad autónoma.

Me parece muy bien, que conste (en la medida en que mi opinión le importe a alguien).

Pero hace unos pocos días, Jorge Fuertes, actual presidente -creo- de Hispalinux, ponía un discreto dedo en la llaga en una breve intervención en Twitter que parece que pasó bastante despercibida: decía que antes de que el «Canto a la Libertad» fuera Himno oficial de Aragón -si llegaba a serlo- su música y su letra deberían estar en el dominio público.

Y tiene toda la razón.

Porque podría sufrirse que no fuera así si los derechos los tuviera íntegramente su familia, pero me da la impresión -y seguro que no me equivoco- de que no, de que más allá de los exiguos centimillos que cobran los autores y sus herederos, la parte del león de la propiedad la tendrá una discográfica cuyos accionistas ya se estarán refregando las manos. Con lo cual, estaríamos en lo de siempre: que cada vez que sonara el himno en cuestión, la discográfica a poner la mano y los aragoneses a soltar la gran pastizara. A la discográfica y, cómo no, por cierto, a la $GAE. Y eso sí que sería intolerable.

Mi sugerencia es, pues, que mediten los aragoneses sobre esta cuestión y piensen si vale la pena. El «Canto a la Libertad» siempre estará ahí, es un legado de Labordeta que no se difuminará, no hace falta que sea himno de ninguna parte para que se mantenga en la memoria y en el espíritu de todos. Pero sería absolutamente contrario al espíritu de Labordeta que su canción, convertida en himno, sirviera únicamente como decorado para los políticos a los que él siempre odió -como todos nosotros- y un modo de enriquecer a secuestradores de la cultura a los que él no debió odiar menos.

Creo que vale la pena pensarlo muy detenidamente.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • galeta galàctica  On 25/09/2010 at .

    Yo he vivido en Aragón bastantes años y estaba allí cuando eligieron himno de la región al actual, compuesto por Antón García Abril.Ya entonces hubo una encendida polémica porque muchos aragoneses querían que fuese el “Canto a la Libertad” de Labordeta pero al final se impuso el himno “oficialista”. Estoy de acuerdo en lo que dices de que el “Canto a la Libertad” siempre estará ahí,en la memoria colectiva y el espíritu de los aragoneses y de muchos otros que no lo somos. Pero en el tema de la $GAE, quizá se le hubiera tenido que preguntar al propio Labordeta, pues era miembro de la misma y no creo que se afiliara a punta de pistola. Es más, muy poco antes de su muerte recibió, en su domicilio, la medalla de oro de tan benéfica entidad a la que no creo que odiase tanto como dices.

  • Javier Cuchí  On 25/09/2010 at .

    Labordeta -se lo he oído en alguna intervención televisiva- estaba a favor del sistema de propiedad intelectual convencional. Supongo que si hubiéramos podido debatir con él, conociendo sus ideas y su talante, hubiéramos podido acercarlo a nuestras posiciones. Pero eso es especulativo: la verdad es la que es y dijo lo que dijo y punto. Tampoco le he oído nunca llamarnos «ladrones», por otra parte.

    Pero su pertenencia a la $GAE, en sí misma, no dice nada. Cuando uno se dedica a la canción, tiene que estar en la $GAE prácticamente a la fuerza o no ve un duro. Y tiene que firmar por una discográfica, o no ve un duro. O sea que a punta de pistola quizá no, pero casi.

    Los nuevos modelos de negocio -que aún son pocos- están, en su mayor parte, por demostrar pero, lo que es más importante, demostrados o no, a Labordeta le pillaron ya muy mayor, ya sin tiempo -incluso cáncer aparte- para replantearse, a su nivel personal, el modelo.

    No sé con qué discográfica trabajaba. Las hay pequeñas -conozco, en mi propio ámbito personal, FonoAstur- que son muy meritorias, que hacen un verdadero trabajo cultural hasta el punto de que, más que un negocio, lo que son es una ONG. Pero si estaba en una de las grandes, estoy absolutamente convencido de que la despreciaba tanto más que a los que envió a la mierda o a los que llamó «gilipollas». Tuvo, probablemente, que pasar por su aro, pero sin síndromes de Estocolmo.

    Me parece a mí.

  • Flatline  On 26/09/2010 at .

    Hombre, aquí hay que coger unos cuantos matices…

    La SGAE no defiende precisamente el método de derechos “tradicional”. Mucha gente no es consciente, pero lo cierto es que el dominio público o el creative commons también son parte del derecho de autor tradicional, porque la ley los permite. Es el autor quien decide si algo es privativo o de dominio público.

    Otra cosa es que la SGAE pervierta estos derechos para cobrar unos cánones absurdos y enviar a unos cobradores con tácticas mafiosas. no confundamos… la sgae no representa ya a los derechos de autor.

    Los derechos de autor son decisión exclusiva y única del autor. La SGAE está robando ese derecho a los autores, engañándolos (suelen decir que si no eres socio tu obra no está protegida, cosa que es falsa) o bien defendiendo a las discográficas en lugar de a los autores.

    Derechos de autor y SGAE no son sinónimos. Nunca lo han sido. Los derechos de autor es lo que nos permite divulgar una obra bajo creative commons. Y eso a la SGAE no les gusta.

A %d blogueros les gusta esto: