Matar al mensajero

De la serie: Correo ordinario

Hoy he vivido una experiencia extraña.

Esta mañana, de los diversos agregadores que me sirven de fuente para nutrir Linux-GUAI, el rinconcito aún incipiente de la comunidad de usuarios de software libre de la Asociación de Internautas que tengo el placer de gestionar, me ha llamado la atención un artículo publicado ayer en el periódico «Hoy», de Extremadura. Un artículo que habla de LinEx, la distribución de la Junta de Extremadura, y dibuja un panorama bastante desolador, aunque con una pintita de esperanza aquí y allí.

Me ha parecido que recogía una serie de percepciones -que, con su razón y/o sin ella- son ciertas, ciertas en el sentido de que están ahí, de que afloran cuando a la mayoría de la gente se le habla de Linux y de software libre y, bueno, he decidido subirlo a Linux-GUAI, porque de vez en cuando hay que sacudir los espíritus adormecidos y, para ello, nada como la crítica. Porque en la comunidad Linux solemos estar bastante pagaditos de nosotros mismos y al final nos hemos acabado creyendo que vivimos en una especie de Olimpo desde el que contemplamos la miserable vida de los mortales windowseros desde la disciplencia y la superioridad de nuestro magnífico, potente, eficiente e infalible software libre. Y sí, pero no.

Imaginaba que habría algún rebote aquí o allí, que en algún foro habría algo de polémica, quizá. Sólo deseaba que la cosa no fuera a parar a «Menéame», porque los tribunales populares que se montan allí son para echarse a temblar: ríete tú de la ira de los ayatollahs.

Lo que no imaginaba es que desde la propia lista interna de la Asociación de Internautas, un socio protestara enérgicamente por la inclusión de ese artículo en Linux-GUAI, entre otras cosas porque se corría el peligro de que por ahí se dijera que la Asociación de Internautas se adhería al contenido de ese artículo. Le he respondido, también entre otras cosas, que el hecho de agregar un artículo de terceros, citando su fuente y enlazándola, sin mayor ni ulterior comentario por parte nuestra, jamás podría interpretarse como una opinión oficial de la AI, como no fuera desde una alevosa mala fe.

Hace unos minutos, acabo de subir a Linux-GUAI un artículo de Ángel Vázquez bastante furibundo contra «Hoy»; y en ese artículo se cita a otro que déjalo correr también. Y en Facebook, una nota de Carlos Castro -el padre político de LinEx, precisamente- que enlaza, a su vez a un tercer artículo que vierte sapos y culebras contra el tan denostado «Hoy». Un interviniente en el apunte de Carlos, hace escasos segundos, me advierte de que a Micro$oft se le hace el culo caramelo con el gupo Vocento, en velada alusión al hecho cierto de que «Hoy» pertenece al grupo Vocento y de que el artículo podría no ser ni bienintencionado ni inocente.

Bueno, pues igual sí, igual es que Vocento está pagado por el oro de Micro$oft (que no me extrañaría nada, ojo), pero como mi mísera información y mi ínfima sabiduría no alcanzan a comprender los movimientos que se producen a tan altos niveles yo tengo que juzgar a la vista de lo que tengo en la mano. Y lo que tengo en la mano, siento decirlo, no es para tanto. No lo es. Ni es la primera vez que se dice. Ni desde ciertas ópticas deja de ser, cuando menos parcialmente, cierto. Igual seré fusilado al amanecer y de espaldas al pelotón con una raya amarilla pintada, por traidor y por hereje. Aunque luego pueda resultar que el setenta por ciento de los miembros del pelotón de ejecución sólo hayan visto Linux en capturas de pantalla, que esa es otra que me hace muchísima gracia: si todos los que defienden el software libre con animosidad numantina y belicosidad binladenística usaran software libre siquiera esporádicamente, Bill Gates estaría en la cola de Cáritas. Y ojo, que no pienso en nadie en particular, pero sí en muchos en general.

¿Qué dice el ominoso artículo de «Hoy»?

Empieza citando a un empresario de artes gráficas que dice que esto de Linux estará muy bien, pero que en su campo lo que se menea -Galli aparte- es Window$ y Apple y Photoshop a toda máquina. ¡Joder qué falsario es «Hoy»! ¡Mira que repetir lo que yo llevo no menos de seis años -dieciocho, si lo llevamos a la estricta lucha Apple/PC- oyendo en un sector con el que tengo contacto diré, para no exagerar, que semanal sin salir de mi trabajo (que aparte de mi trabajo también lo toco con ocasión de otras historias que no son del caso)! Linux siempre ha constituido un cero a la izquierda en el sector de las artes agráficas. Siempre. ¿Constatarlo es una falsedad, una mentira? Pues bueno…

Sigue diciendo que Miro$oft y Apple ganan por goleada al software libre. Aquí hay que hacer una puntualización. La contestación de Ángel hace referencia a Android y a Apache, donde el panorama es muy distinto. También es verdad. Como igualmente lo sería si afirmara que la mayoría de los grandes gigantes de la computación utilizan asimismo Linux, como el famoso Mare Nostrum que tenemos en Barcelona. Pero -aunque no lo dice expresamente, y ese sí es un error del redactor, si bien con un poco de buena fe puede sobreentenderse- «Hoy» se está refiriendo al mundo de la microinformática, del ordenador personal; y admitido ese ámbito, su aseveración no puede ser más cierta. Por desgracia.

Sigue con otras experiencias, como el del programa de facturación, donde uno dice que es estupendo y maravilloso y otro dice que sí, pero que no se actualiza con la frecuencia que requieren los cambios en la normativa de la Agencia Tributaria y que el camino más corto es, por tanto, el software apropiativo. ¿Mentira? No puedo aseverar si sí o si no con toda certeza, pero me huelo a que no, a que no es mentira. Un lerdo puede utilizar Micro$oft porque sí, porque bueno… Pero un empresario, sobre todo un pequeño empresario, que hace cuentas para ahorrar un euro hasta cuando duerme, no va a regalarle dinero a una empresa de software si tiene una alternativa igual de buena y gratuita. Si va a lo que se paga es por algo. No nos engañemos, que es así.

Sí que «Hoy» hace algunas especulaciones que puede que sí o puede que no, como cuando se mete en el jardín de que la pretensión del Plan extremeño de Alfabetización Tecnológica de intruir en el software libre como instrumento para la empresa, para jóvenes, para emprendedores y para desempleados, lo lleva bastante cutre. Pues, hombre, no sé por qué. Precisamente las crisis (y eso que se está demostrando ahora mismo) son oportunidades oṕtimas para el software libre. Pero como se trata de un vaticinio, tanto vale el no de «Hoy» como mi (y supongo que el de Ángel y de los otros). El tiempo pondrá a cada cual en su lugar. Lo único que yo recomendaría es que nadie, ni del si ni del no, pague por anticipado el precio de la entrada…

Otro ámbito problemático: el de las incompatibilidades entre Window$ y Linux.Hombre, «Hoy» la caga en el ejemplo concreto: conferenciantes que se encuentran con que su presentación es incompatible… ¿De qué con qué? Si el conferenciante lleva una presentación en ODF y en el centro destinatario usan W$, hay problema, pero problema que se puede llevando encima un PortableApps en una memoria USB o, más fácilmente aún, llevando la presentación en PDF. Si es al revés, no debería haber excesivo problema, a menos que haya hecho una presentación abarrotada de tonterías como transiciones, música y demás, pero lo que son las diapositivas puras y duras, aunque estén en formato PPS, OpenOffice.org las va a leer la mar de bien. No, el problema no está ahí o, en todo caso, el que pueda haber ahí ya no es tan grave. El problema está en que algunos programas altamente profesionales no existen en software libre. GIMP está muy bien para aficionados incluso avanzados, pero para unprofesional se queda corto: tiene que ir a morir a Photoshop; lo mismo cabe decir en el CAD a 3D; y, bueno, si nos vamos a los juegos… ¡buf! El problema está en que hay todavía bastante hierro -cada vez menos, pero aún hay bastante- incompatible con Linux. ¿Qué no es culpa de Linux, que es el fabricante, que es un gángster y un genocida? Bueno, sí, vale pero… ¿al usuario qué coño le cuentas?

No hay apenas innovación en LinEx, dice el empresario de artes gráficas (no «Hoy»: el empresario de artes gráficas al que cita «Hoy»). Ángel dice que desde 2002 -fecha de nacimiento de LinEx- ha habido más versiones de éste que de Window$. Y es verdad, claro, visto así. Pero el argumento ya flojea de remos si nos vamos a programas que corren bajo Window$ en comparación con los programas de la distro LinEx. Yo lo siento -tampoco es la primera vez que lo digo- porque le tengo un gran cariño a LinEx (fue la primera distro que me permitió el tan ansiado Linux only, imposible hasta aquel momento, al menos para mis máquina) pero me pasé de LinEx a Ubuntu precisamente por lo misma razón: LinEx tardaba mucho en actualizarse (y, además, como es normal, servía y sirve a los intereses de la comunidad educativa pública extremeña, no a los míos: dejé LinEx sin acritud, sin ira).

Sigamos: alumnos educados en LinEx only que luego topan con Window$ en el mercado de trabajo. ¿Es falso, esto? No debiera ser -y no creo que sea- un problema real para ellos pero… ¿lo deja de ser para el empresario? (ah, vaya, así que usted no ha manejado apenas nada sobre Windows$…). Que el empresario es un ominoso capitalista, un explotador, un sátrapa, y, además, un ignorante y un tío camuñas… Bueno, vale, sí. Pero es lo que hay y eso es real.

Etcétera, etcétera. Ahí tenéis el artículo que ha originado la controversia y tenéis -directa o indirectamente- los enlaces para llegar a tres post de respuesta de doscientos megatones.

Juzgad vosotros mismos de acuerdo a la estricta realidad o, en fin, de acuerdo a lo que os dé la gana.

Yo sólo sé una cosa: no es atizándole al mensajero como vamos a llevar adelante el uso de Linux. Debe ser el mundo Linux el que comprenda las necesidades del usuario y adaptarse a ellas, no pretender lo contrario. Cuando un señor nos dice que con Linux no se puede jugar, no se le puede mirar con una mueca de asco como a un gilipollas que usa cosas tan recosagradas como un santo ordenador para algo tan vano como jugar, no se le puede decir que se deje de juegos y que haga cosas serias con los ordenadores y, entonces sí, Linux a tope. Porque, señores míos, ese tío nos va a mandar a la mierda, pero solamente si se cansa haciéndolo: lo más probable es que, simplemente, no nos haga ni puto caso. Hacen más por Linux cosas como Gallium3D, que, con el tiempo, permitirá ejecutar DirectX en juegos Windows$ instalados sobre Wine, que tropecientas mil virguerías haciendo la vertical en el kernel.

A ver si nos bajamos de la puta nube de perfección sublime y de infalibilidad absoluta (que, además, no es enteramente real) y miramos un poco el mundo que vive cada día el común de la gente que no ha sido consagrada como diosa del MegaByte puro y limpio tal cual himen de vestal. A menos que lo que queramos sea permanecer in saecula saeculorum en la nube contemplando como por debajo de nuestros mohosos oropeles la vida sigue…

…Pasando absolutamente de nosotros y de nuestro precioso Linux.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Trackbacks

  • […] El Incordio » Blog Archive » Matar al mensajero elincordio.com/2010/09/27/matar-al-mensajero/ – view page – cached Esta mañana, de los diversos agregadores que me sirven de fuente para nutrir Linux-GUAI, el rinconcito aún incipiente de la comunidad de usuarios de software libre de la Asociación de Internautas que tengo el placer de gestionar, me ha llamado la atención un artículo publicado ayer en el periódico «Hoy», de Extremadura. Un artículo que habla de LinEx, la distribución de la Junta de… Read moreEsta mañana, de los diversos agregadores que me sirven de fuente para nutrir Linux-GUAI, el rinconcito aún incipiente de la comunidad de usuarios de software libre de la Asociación de Internautas que tengo el placer de gestionar, me ha llamado la atención un artículo publicado ayer en el periódico «Hoy», de Extremadura. Un artículo que habla de LinEx, la distribución de la Junta de Extremadura, y dibuja un panorama bastante desolador, aunque con una pintita de esperanza aquí y allí. View page Tweets about this link […]

A %d blogueros les gusta esto: