Honores de «jefe de Estado»

De la serie: Rugidos

En medio de la penuria, los festejos organizados por los Ayuntamientos no hacen sino proliferar, y todos cuestan dinero: no hay ciudad ni día en que no se celebre alguna costosa chorrada: festivales de música incesantes, maratones en pleno centro, «mejillonadas», teatro callejero y cuanto se les ocurra. Serán para distraer al parado y entorpecer a los que aún trabajan. Para disminuir la productividad, que es excesiva.
(Del artículo de Javier Marías, ayer, en «El País»)

Exacto: como la algarada papista que nos prepara -pagando nosotros por supuesto– el achuntamén socio-iniciativista de Barcelona

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Ryouga  On 06/11/2010 at .

    Hoy esta por aqui cerca en Santiago se ve que va a hacer una gira por varias ciudades, pagada eso si por todos nosotros, incluso los que no nos gustan sus conciertos.

A %d blogueros les gusta esto: