No tenéis vergüenza

Carta abierta a los diputados y senadores españoles

Señoras y señores diputados (y, casi a última hora, añado también «senadores»):

Hace unos pocos días, varios miles de ciudadanos remitimos a Ss.Ss. mensajes de correo electrónico pidiéndoles que se opusieran a la disposición final primera del proyecto de Ley de Economía Sostenible mediante la presentación de enmiendas que llevaran a la desaparición pura y simple del texto o bien a su modificación de forma que mantuviera incólumes los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Que iban a hacer poco caso a nuestra petición es algo que ya entraba en nuestros cálculos. Ya les conocemos a ustedes y sabemos perfectamente de qué pie cojean. Pero lo que han hecho Ss.Ss. con nuestros mensajes no tiene nombre. Los han borrado. Los han borrado sin más, sin leerlos, siquiera. Los han borrado a saco. Han baneado brutalmente a ciudadanos que con toda legitimidad se dirigían a Ss.Ss., como supuestos representantes de la ciudadanía, efectuándoles una petición perfectamente normal y digna, cuando menos, de consideración.

¿Quiénes se creen Ss.Ss. que son? ¿Qué especie de defectuoso proceso mental les ha llevado a su autodeificación, a creerse una especie de raza superior, como si fuesen los arios de España, a instalarse en una especie de Olimpo ubicado por encima del bien y del mal? ¿De qué bien y de qué mal, ya que hablamos de ello?

Contra lo que alguno de ustedes, en su infinita ignorancia o con una inconmensurable y nada sorprendente mala fe, ha venido a decir, estos envíos no respondían a ninguna tipología de spam. El spam -ustedes, que han legislado contra él, deberían saberlo y no lo saben– es el envío masivo de mensajes de correo electrónico no deseado con contenido comercial. Porque, de no ser así, los primeros spameadores resultarían ser ustedes, cuyos partidos se apropian de nuestros datos censales para bombardearnos despiadadamente con sus peticiones de voto e inundar con ellas los buzones de nuestras casas, tal como ahora mismo estamos sufriendo todos los ciudadanos de Catalunya, y tal como el conjunto de los españoles sufriremos otras dos veces en el curso del próximo año y medio. Estos envíos que Ss.Ss. han despreciado, sobre los que han escupido sin preocuparse siquiera de disimular (¡llamando incluso a los informáticos para que les borraran todo ese correo!) han sido realizados individualmente por ciudadanos perfectamente identificados. No se han hecho sobre la base de un texto prefabricado sobre el que solamente había que pulsar un botón para enviarlo: cada uno de nosotros ha escrito su propio texto; con mayor o menor fortuna, supongo, pero con el mismo derecho, con un derecho sobre el que Ss.Ss. se han ciscado de manera inmisericorde.

Se me viene a la memoria aquella filípica de Pilar Manjón, la presidenta de la Asociación de Victimas del 11-M, y recuerdo cuando, ante la comisión parlamentaria creada aún no sé muy bien para qué, clamaba casi como una súplica: «¡Ustedes son de los nuestros!»; y mientras lo decía, algunos de ustedes leían el periódico. Y no me vengan con que ese fue Fulano de Tal, que es de tal partido o de tal otro porque ¿saben qué? TODOS USTEDES SON IGUALES. Sí, sí, ya lo sé, hay excepciones y tal día este dijo aquello y tal otro dijo lo otro. Pamplinas. De vez en cuando, alguno de ustedes recuerda lo que es el decoro, aunque sea por lejanas referencias, y se tapa las vergüenzas con un guiño de complicidad con la ciudadanía, un guiño fugaz, en plan laissez faire, laissez passer, un guiño que, frecuentemente, apesta a beso de Judas. Lo repito y lo reitero: TODOS USTEDES SON IGUALES. Y ahora pónganse Ss.Ss. hechas unas fieras diciendo que no, que esto es injusto, que no se puede pasar a todos por el mismo rasero, que ustedes trabajan abnegadamente por la ciudadanía y todo el resto de la cagarela: los ciudadanos sabemos muy bien lo que son ustedes; quizá no sepamos quiénes -apenas conocemos más abajo del número 6 de cada lista, y eso los más informados- pero sí lo qué. ¿Por qué creen que sudamos la gota gorda para elegir a quién votar, en un vano intento de encontrar a alguien fiable en estas listas de apparatchicks que ustedes nos plantifican delante cada cuatro años, sin que nosotros sepamos quién, cómo y por qué se ha puesto ahí a esa gente? ¿Por qué creen que en proporciones cada vez más cercanas a la mitad, los ciudadanos dejamos de ir a votar?

Los ciudadanos les importamos a ustedes un ardite. Nada. Sólo somos, para Ss.Ss. estúpidas máquinas de votar y ni siquiera les hacemos falta todos: basta con que, el día electoral (la fiesta de la democracia, le llaman… ¡qué cinismo!), vayamos a hacer el tonto ante las urnas en número suficiente como para que ustedes puedan repartirse el pastel. A partir de ahí, ya podemos volver a la oscuridad y al guano, ustedes ya han sido ungidos como sumos sacerdotes del poder y a nosotros sólo nos queda el vasallaje y el silencio.

¿Para qué crear en el Parlamento una sede electrónica? ¿Se les había ocurrido, acaso? No… ¿para qué? ¿Para escuchar lo que tienen que decir estos pobres cerdos que, desgraciados, tienen que pagarse de sus propios bolsillos sus coches, sus ordenadores, sus terminales de telefonía móvil, sus billetes de tren y de avión, sus restaurantes y todas esas cosas que hace la purria? ¡No! Ss.Ss. no tienen que rebajarse a algo tan plebeyo.

Y eso de tener buzones de correo electrónico públicos, oigan… ¿por qué no los suprimen? ¿Por qué tener que soportar la verborrea de tanto friki? ¿Por qué tener que descender del Olimpo para decirle al informático que borre todos los mensajes de correo electrónico, anda, hazme el favor, que yo estoy haciendo cosas importantes y no puedo perder tiempo en tonterías? ¿Ciudadanos pidiendo ¡exigiendo! cosas? ¿A Ss.Ss.? ¿Dónde se ha visto?

Además, las personas importantes, las que de verdad cuentan, tienen sus números de teléfono directos ¿verdad? Ellos no han de perder el tiempo con escritos, ni en papel ni en bytes, basta con que su secretaria marque un número para que, al otro lado, se ponga otra secretaria que, al conjuro de su nombre -y de su lobby– pase la comunicación no inmediata sino instantáneamente. ¡Chusma ciudadana! ¡Pendejos electrónicos! ¡Qué asco, por Dios!

Los dirigentes de las compañías de telecomunicación, de la industria cinematográfica, discográfica, editorial, de las sociedades de gestión de derechos de autor, ellos sí son damas y caballeros ¿verdad? Gente amable, obsequiosa (muy obsequiosa), con la que Ss.Ss. se sienten al debido nivel; así da gusto, caramba, hablando entre dioses o como cardenales en un cónclave, lejos de esa chusma inmunda que no para de tocar los cataplines venteando sus derechos. ¡Sus derechos! Ya ves: pretenden tener derechos y todo. Total, para usarlos en molestar a esos señores tan elegantes que les retribuyen… con su deferencia, su exquisito trato… ¡Con esos señores, que hasta ministros engendran directamente! O que se toman la molestia de darles las leyes ya hechas, ya redactadas (Rafael Sánchez [a] Sánchez I El Legislador, dixit), para que Ss.Ss. no tengan que perder el tiempo distrayéndose de sus altas ocupaciones y de sus importantes actividades dentro del partido destinadas a mantener tan severa responsabilidad cuantos más años mejor.

Porque encima, terminando de escribir esta carta, que llevaba dos o tres días congelada por razones ajenas al caso, me llega la noticia de que han rechazado una moción en el Senado que instaba al Gobierno a implantar por ley la neutralidad en Red y que la razón de este rechazo es (cito textualmente) «factores externos que denigran el trabajo de esta cámara». ¿Qué pasa? ¿Ha entrado Tejero otra vez? Y, por cierto… ¿qué factores son estos? ¿La voz de los ciudadanos, acaso?

¿Ven Ss.Ss cómo tengo razón? ¿Ven Ss.Ss cómo todo tremendismo verbal -y ojo, que esta vez no me he pasado- se queda corto?

¿Ven cómo no tienen vergüenza?

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • mario  On 18/11/2010 at .

    Cuanta razón…

  • davilin  On 18/11/2010 at .

    efectivamente no tienen vergüenza ni la han conocido. Deberían de devolver inmediatamente sus actas de senadores y retirarse o ser retirados de la política a perpetuidad.

    Pero lo peor no es eso, lo peor es que hay gente que no se ha dado cuenta de la suma gravedad de lo que ha pasado hoy en el Senado, porque es mucho más grave de lo que parece. Eso es lo más triste de todo 😦 En fin…

    Sólo espero que esos senadores hayan cavado hoy su propia fosa y que los usuarios de Internet a lo largo y ancho de este país tengan memoria para saber a qué tipo de gentuza no deben votar jamás.

  • Rogelio Carballo  On 18/11/2010 at .

    Esto es insoportable….

  • asmpredator  On 18/11/2010 at .

    CLAP, CLAP, CLAP, Suscribo todas y cada una de las lineas que ha escrito y me solidarizo con su indignación y en contra de la “casta” de sinvergüenzas, parasitos y ladrones que estan llevando nuestro pais a su ruina y a ellos a un estado de feudalismo insufrible en pleno siglo XXI.

  • Francisco George  On 18/11/2010 at .

    El factor externo fue principalmente un articulo de Enrique Dans en su blog y accesoriamente los tuiteros que que comentaban el debate en #redneutral y un procurador de las cortes de CyL que tuiteaba desde el senado el debate, hasta que le encontraron los ujieres y le mandaron a apagar su Ipad.

    Por eso he abierto un wave:

    Hace hoy 351 días que se abrió un Wave que resulto ser histórico, de este Wave nació el grupo “Manifiesto en defensa de las libertades individuales en Internet” en FaceBook. Hoy he abierto uno nuevo visto los eventos del Senado se titula “Pisoteados, Ninguneados e insultados ” http://bit.ly/94QgEr . Espero que podamos abrir alli un debate ciudadano libre de etiquetas políticas para poder idear una respuesta común a la actitud política.

    Estais cordialmente invitados a participar, Wave ahora es abierto y no necesita invitacion.

    Un saludo

    Francisco George
    @paco229

  • Er Makoki  On 18/11/2010 at .

    Si señor, se puede decir mas bajo, mas fuerte, pero no mas claro..

    Es mas, ya tenia pensado que cuando vea en algún sarao a alguno de esos que se autodenominan representantes míos, que fijo que a los saraos se apuntan siempre, les voy a decir cuatro cositas a su cara, con educación makokiana y en voz alta y firme, sin enfado ni chillidos, para que se entere el personal presente en el sarao, ¡ah!, y luego si quieren que me bannen, o me clasifiquen como SPAM, me la suda, pero fijo que se lo hago, palabra de Er Makoki, tu me conoces y sabes que lo voy ha hacer.

    CAÑA AL ESTOS DESPRECIABLES ¡¡échemeles a todos..!!

    Un cordial abrazo.

  • Starblank  On 18/11/2010 at .

    Así ha sido siempre a lo largo de la historia. Siempre lo han hecho, y siempre lo van a hacer, llamen al sistema como lo llamen. ¿Democracia? Es sólo una palabra.

  • Isabel  On 18/11/2010 at .

    Lástima que al final siempre haya gente que vote. Deberian votarse solo ellos, aunque ni asi tendrian vergüenza.

  • Laertes  On 18/11/2010 at .

    Me quito el sombrero ante la carta, pero ¿hay alguna solución?

  • Monsignore  On 21/11/2010 at .

    à la lanterne!

Trackbacks

  • […] El Incordio » Blog Archive » No tenéis vergüenza elincordio.com/2010/11/17/no-teneis-verguenza/ – view page – cached Hace unos pocos días, varios miles de ciudadanos remitimos a Ss.Ss. mensajes de correo electrónico pidiéndoles que se opusieran a la disposición final primera del proyecto de Ley de Economía Sostenible mediante la presentación de enmiendas que llevaran a la desaparición pura y simple del texto o bien a su modificación de forma que mantuviera incólumes los derechos fundamentales de los… Read moreHace unos pocos días, varios miles de ciudadanos remitimos a Ss.Ss. mensajes de correo electrónico pidiéndoles que se opusieran a la disposición final primera del proyecto de Ley de Economía Sostenible mediante la presentación de enmiendas que llevaran a la desaparición pura y simple del texto o bien a su modificación de forma que mantuviera incólumes los derechos fundamentales de los ciudadanos. View page Tweets about this link […]

  • […] viejos sistemas han demostrado que no solamente no funcionan, si no que son muy peligrosos. Es hora de cambiar . Categorías:breus i enllaços LikeBe the first to like this post. […]

  • […] que el poder nos corte internet tal como lo conocemos. El blog original donde fue publicada fue en El Incordio (gracias a @avanzher por advertírmelo): Señoras y señores Diputados y Senadores, Hace unos pocos […]

A %d blogueros les gusta esto: