Odio eterno

De la serie: Rugidos

No tengo palabras.

No es que no me lo esperara. Lo he dicho aquí mismo muchísimas veces: fíate del PP y no corras. PP, PSOE, CiU, PNV… nada, son los mismos perros con distintos collares, políticos de mierda, cipayos de la embajada americana, corruptos… Todo cuanto se diga de ellos, además de cierto, es poco…

Hemos cometido errores, qué duda cabe. El principal, perdonarle a Aznar la Ley de Propiedad Intelectual. Lo he dicho siempre con todas las agresiones: no hay nada peor que dejar que les salga gratis, porque en el siguiente envite nos la endiñarán más gorda aún. Ahí lo tienes.

De nuevo los ciudadanos nos vemos traicionados, alevosa y descaradamente. Por enésima vez. Porque olvidamos; porque cuando llega el momento de la comedia electoral con que disfrazan esta cutre imitación de democracia vamos a votar como tontos a este, a ese o a aquel como si realmente fueran diferentes. Y lo que estamos haciendo, en realidad, no es sino actuar de figurantes en su repugnante mascarada.

Tenemos que darles una lección. No por despecho -que sí-, no por venganza -que también-, sino por pura y simple supervivencia. Tenemos que aprovechar el año que queda hasta las elecciones para consagrarnos a que esto de hoy no se olvide. Tenemos que mantener vigente y fresco durante los próximos meses ese odio eterno que hoy todos les estamos jurando como si ese juramento, transcurridos meses y más meses, hubiera sido pronunciado minutos antes. Tenemos que amargarles, sus esperanzas; tenemos que amargarles las encuestas; tenemos que amargarles su marcha hasta hoy victoriosa. Tenemos que desplegar toda nuestra imaginación y todos nuestros recursos en Red, que los tenemos, y muchos, para que lloren amargamente la traición que han cometido esta tarde. Tenemos que lograr que pasen la campaña electoral temblando de miedo, tenemos que hacer que encanezcan de horror ante la posibilidad de un nuevo «Pásalo» 24 horas antes de esas elecciones que hoy esperan con tanta ilusión. Tenemos que lograr que esa ilusión se desvanezca y se torne temor.

Tenemos que laminar sus esperanzas, sus ambiciones, sus aspiraciones, tenemos que sumergirlos en la desmoralización, en la depresión, en la desesperación. Tenemos que derrumbar todo lo que han edificado, tenemos que esterilizar todos sus esfuerzos.

Porque es lo mismo que ellos han hecho con nosotros.

Podemos hacerlo y debemos hacerlo.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Monsignore  On 25/01/2011 at .

    Somo débiles, hijo mío.
    Ante el Goliath que se yergue amenazante ante nosotros, somos como débiles pastorcillos.

    Sólo tenemos dos piedrecillas en nuestra honda.

    Una, el voto. Nuestro voto es tan sólo una arenilla, pero bien colocada, y junto a otras muchas, puede saltar un ojo.

    Otra, la cartera. No olvidemos que, para los titiriteros que manejan los hilos de los titiriteros, se trata, en el fondo, de una cuestión de pasta. Con no sacar los billetes, asunto solucionado. No ir al cine, no comprar discos (eso sí, marcando el cerosiete en la declaración de Hacienda para la Santa Madre Iglesia). Como dicen los americanos, poner tu dinero donde están tus palabras.

    Que aunque sean piedrecillas, en el ojo y en los huevos, acaban doliendo.

  • javier  On 25/01/2011 at .

    No tengo parole, para defini tanto odio asia estas gentuzas.

A %d blogueros les gusta esto: