Consumatum est

De la serie: Rugidos
…Y no olvidéis el atropello yanqui: #rojadirecta

En el Senado ya están preparando la enculada que llevará a la aprobación de la Ley Biden-Sinde. Y me importa tres cojones. Hoy no voy a estar saltando de Facebook a Twitter y viceversa, ni me voy a poner en la oreja el auricular de un transistor, ni nada de nada. Esto no es el 23-F (aunque estamos a dos semanas de su efeméride redonda).

Hoy la cosa ya llega con el pescado vendido y la traición consumada. No habrá sudores socialistas para llegar a un acuerdo a uña de caballo, no habrá aquella emoción navideña del ¡lo vamos a lograr, lo vamos a lograr!, no habrá sorpresas, no habrá nada: hoy todo está atado y bien atado.

Hoy saldrá del Senado rumbo al Congreso -donde tampoco habrá novedad, señora baronesa- la norma que restaura los consejos de guerra sumarísimos que tantas alegrías dieron en tiempos de Franco. Que los que reciben hoy la bendición de los traidores acaben con gente en la cárcel sólo es una cuestión de tiempo. Y quien crea que exagero, eso, al tiempo. Me pregunto si también habrá casos -como los de temporibus illis– en que toda la defensa del desgraciado reo consista en un letrado implorando clemencia al tribunal.

Pero las calles están vacías. Y como están vacías, esto es lo que hay. Y dentro de tres meses, las urnas estarán llenas de votos a PSOE, PP y CiU. Y como estarán llenas de votos a PSOE, PP y CiU, esto es lo que hay. Y dentro de un año, volverán a llenarse con votos a PSOE, PP y CiU. Y como volverán a llenarse con votos a PSOE, PP y CiU, esto es lo que hay.

Que los servidores de Twitter se caigan por saturación, no da pan.

Esto es lo que hay.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.
A %d blogueros les gusta esto: