De mierda, hasta arriba

De la serie: Pequeños bocaditos

Una de las cosas de #nolesvotes que más está llamando la atención, incluso a nivel mediático de cadáver arbóreo es el Corruptódromo o mapa de la corrupción en España, un mapa increíblemente lleno y ello a pesar de las clamorosas calveras que pueden observarse (en Catalunya, por ejemplo), inevitables, supongo, porque el mapa se va llenando sobre la base de las noticias de prensa -todos y cada uno de los ítems pinchados está perfectamente documentado- y hay zonas de este país donde la prensa o bien sufre una mayor presión censora o bien goza de una mayor traslación de dádivas desde el poder; para el caso, es lo mismo porque el resultado es el mismo.

Pero lo que hay es bastante como para echarse las manos a la cabeza: nuestras costas, islas incluidas (con la sospechosa excepción de Catalunya, como queda dicho), con especial densidad en el Mediterráneo levantino y andaluz, la cornisa cantábrica, la zona centro (es decir, la Comunidad de Madrid, más unos buenos mordiscos en las dos Castillas y Extremadura) y una cuenca del Ebro que debe poner los remos negros de la cantidad de mierda que baja. Evidentemente, las zonas más desarrolladas por industria o por turismo. Y precisamente por ambos sectores sigue acrecentándose lo sospechoso de la calvicie catalana.

Este fin de semana nos hemos enterado de la trampa que el Sunday Times ha tendido a varios eurodiputados, entre los que se halla el pepero español Pablo Zalba, una trampa de corrupción y, en mayor o menor medida, cuatro han mordido el anzuelo. El anzuelo, básicamente y para lo que nos interesa a los ciudadanos, no es si llegaron a cobrar o no el dinero, sino la atención que prestaron al supuesto representante de un lobby y su consecuente y subsiguiente actuación legislativa sobre esa atención. Que llegaran a cobrar el dinero prometido (en unos casos sí y en otros no) ya es un simple detalle técnico que no palía en nada nuestra sensación de náusea. El hecho es la pleitesía que rinden al poderoso, la automática posición de firmes y la bajada inmediata de pantalones (y en ello no sólo estuvieron los cuatro pringados sino muchos más). Eso es lo que importa, más que el soborno cutre y arrabalero; otras veces será más sibilino: recuerdo que con ocasión de lo de las patentes de software se habló de visitas a yates, de invitaciones a cenas… esas cosas. De todos modos, manda huevos que de los cuatro eurodiputados pringados, dos dimitieron, a uno le ha dado la patada su propio grupo parlamentario y el único que sigue ahí como si nada y, encima, haciéndose el ofendido, es el español (que sea del PP también es un detalle técnico: si hubiera sido del PSOE o de CiU, el resultado, unos por otros, hubiera sido el mismo; la única diferencia es que Ignacio Escolar lo comentaría -si lo hubiese llegado a comentar- con la boquita pequeña, en vez de lanzar fuegos artificiales como en el presente caso).

La corrupción política está tan institucionalizada -a nivel Europeo: en España es más cutre y ajocoñaquera, pero no mayor que en otros sitios, pensemos en Italia, por ejemplo- que hasta hay profesionales de la cosa, agentes y agencias especializadas en la dinámica corruptora, aunque utilicen la elegante denominación de agencias de lobbyng. Nada de finezas: son vulgares corrupteros, no cabe otra palabra. De la misma forma que en las subastas judiciales existen los subasteros, un especimen buitresco que se nutre de la desgracia de los demás, incrementándola, por si fuera poco, con sus trampas y manipulaciones para obtener precios de risa, en esa gran subasta de mierda que es la política hoy día, existen los corrupteros, señores que, a cambio de un porqué (catorce mil euros, según indica Enrique Dans), logran que un diputado vote o enmiende en el sentido deseado por el pagano, porque, claro, uno no se ve con ánimo de llamar a un diputado y proponerle que vote a mi gusto a cambio de una pasta; para eso hay intermediarios… que, obviamente, se quedan parte de la generosa dádiva.

Este es el ambiente en el que nos estamos moviendo mientras se recortan las pensiones, las prestaciones sociales y los salarios, mientras se riega con abundante dinero público a los bancos y mientras el número de parados se aproxima a paso ligero a los cinco millones.

Ya vas viendo, pues, lo importante que es que #nolesvotes.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • luisfer  On 28/03/2011 at .

    Solo dejar constancia de que un ovetense nacido en 1966 ha pasado por aquí para darte las gracias porque poco hay que decir o añadir. Mucha porquería, dia gris, cambio de hora…un poco triste. Nos podemos refugiar en el poeta Ángel González:

    Elegido por aclamación.

    Sí, fue un malentendido.
    Gritaron: ¡a las urnas!
    y él entendió: ¡a las armas! -dijo luego.
    Era pundonoroso y mató mucho.
    Con pistolas, con rifles, con decretos.
    Cuando envainó la espada dijo, dice:
    La democracia es lo perfecto.
    El público aplaudió. Sólo callaron,
    impasibles, los muertos.
    El deseo popular será cumplido.
    A partir de esta hora soy -silencio-
    el Jefe, si queréis. Los disconformes
    que levanten el dedo.
    Inmóvil mayoría de cadáveres
    le dio el mando total del cementerio.

A %d blogueros les gusta esto: