Semana de pasión y gloria

De la serie: Rugidos

Jornada emocionante la de este martes, cuando el movimiento cívico (llámale #nolesvotes, llámale #democraciarealya, llámale como quieras), protesta sobre protesta, mantiene la iniciativa estratégica y reacciona activamente frente a los atropellos.

No he podido estar presente en ninguna movida -pan de la familia obliga y distancia impide- pero la Red es buen centro de seguimiento.

A las cinco de la madrugada de hoy, la brutalidad policial promovida por la Delegación del Gobierno de Madrid a instancias del Ayuntamiento de Gallardín -el hijo de Gallardón, recordemos…- ha levantado a saco el campamento de protesta y reivindicación ciudadana instalado en la Puerta del Sol tras la alucinante serie de manifestaciones del pasado domingo, de las que la madrileña fue numéricamente líder.

La respuesta a la agresión estalinista ha sido fulminante: a partir de las ocho de la tarde, la Puerta del Sol ha ido llenándose hasta la práctica saturación. Las fotografías y vídeos, muestran una plaza exactamente igual (no es exageración: podéis verlo vosotros mismos) que si fuera la Nochevieja y estuvieran a punto de caer las doce campanadas y así sigue a estas 22:30 en que estoy escribiendo esto.

En el ínterin, unos medios de comunicación balbuceantes, desorientados, intentando patéticamente tapar la cosa para que parezca una chiquillada, mascullan imbecilidades en papel y en imágenes otrora catódicas. Y en sonido pagado con nuestros propios dineros, por ejemplo en Radio Nacional de España. Imaginad vosotros mismos el apelativo que merecen los fulanos que aparecen al inicio de esta grabación y pedid sus respectivas dos orejas y sus rabos -en su caso- para ser entregados en triunfo a Cristina, una dama de cuarenta y seis años -los declara ella misma- que les suelta las verdades del barquero sin que apenas le tiemble la voz. Es impresionante.

¿Y qué decir de la chusma analfabeta de los políticos? Estos aún se enteran menos, que ya es difícil. Como siempre, pobres desgraciados, indigentes del cociente intelectual y no pocos hasta del Bachillerato, despreciaron machadianamente aquello que ignoran, que es la Red. Ignoraron el cabreo cuya ebullición iba aumentando poco a poco -pero constantemente- entre la ciudadanía. Creyeron, imbéciles, que el cabreo por la Ley Sinde era un simple berrinche de piratillas porque, en su astronómica estupidez rebozada en la soberbia más absoluta, no cayeron en la cuenta de que, alrededor de esa barbaridad estaban escenificando la vesanía política más abyecta y que, con ella, mostraron sus puercas vergüenzas incluso a los españoles a los que les importan un ardite las descargas, la música, los músicos, la $GAE, y hasta Enrique Dans, la Asociación de Internautas, Menéame y la Biblia en pasta.

Ignoraron todo eso, patéticas acémilas, y ahora, a una semana de las elecciones municipales -y, lo que es peor, a muchos larguíiiiismos meses de las generales- el escenario de la realidad ha subido a su mierdoso olimpo de la señorita Pepis y les ha atizado en plena cara que, por más dura que sea -y lo es mucho- ha dolido.

Y ahora tiemblan -con mucha razón, esta vez- pensando que esta semana va a ser muy larga y temiendo -con más razón aún- la que les van a liar los ciudadanos el sábado, cuando la ley les obligue a meterse las declaraciones y la lengua en el puto culo (pero a los ciudadanos, no).

Que sí, que sí: que chiquillos, que antisistema y no sé qué cagarela más. Pero esperad a mañana miércoles. Esperad a pasado, jueves. Esperad al viernes. Esperad al sábado (¡uy, el sábado!). Sufrid -en recreo mío- la cagalera del domingo. Pero lo bueno, lo gordo de verdad, empezará a cocerse a partir de día 23. A fuego lento, con calma, haciendo chup-chup tranquilamente, como en los buenos platos de la cocina tradicional.

Que cocerán una venganza cívica de dimensiones históricas.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • miguelc  On 18/05/2011 at .

    Francamente no me esperaba tanta asistencia a la manifestación del 15 en mi ciudad. La sorpresa fué más que agradable porque la verdad es que el grupo local de #Nolesvotes tuvo poquísima actividad en el último mes (para conseguir hacer algo había que, prácticamente, arrastrar al personal por los pelos), y me temía que eso fuera un avance de la actitud general para el Domingo.

    Pero lo que realmente me ha dejado de piedra es ver, oir, y leer, la reacción de los medios de comunicación.

    Cuando el Lunes oí los primeros comentarios me empezó a subir el cabreo, y mira que soy persona tranquila.

    ¿Pero que leches pasa con los “periodistas”? Por su reacción, primero despreciando, y después confundiendo y tergiversando las intenciones, acciones y declaraciones de estos días, cualquiera diría que se han sentido atacados personalmente.

    ¿Es que acaso se creen parte de la clase política?

    ¿Acaso se creen los guardianes nombrados por un poder superior de la pureza democrática, y que el resto de la ciudadanía hemos invadido su jardín privado?

    Parafraseando a Asterix: Están locos estos “periodistas”.

  • Miausignore  On 18/05/2011 at .

    Hay que ver, la que pueden liar cuatro gatos. Claro que podían habérselo preguntado antes al Ofisial Matute… 😀

  • Giorgio Grappa  On 18/05/2011 at .

    Aplaudo hasta con las orejas, Javier. Lo de “patéticas acémilas” me ha sabido a gloria.

    Lo mejor, lo más emocionante y lo más esperanzador, es ver todas estas reacciones populares, las manifestaciones del domingo, las acampadas, las declaraciones de los ciudadanos de a pie (como Cristina, de 46 años; como José Miguel, de 19 http://www.youtube.com/watch?v=NKJQGahGMIs) que ponen a los periodistas en su sitio sin despeinarse…

    Me da miedo hacerme ilusiones, pero no puedo evitar hacérmelas.

A %d blogueros les gusta esto: