Barcelona 15O

De la serie: Esto es lo que hay

Otra jornada… no quiero decir histórica (los cerdos que todos conocemos han quemado la palabra), pero que realmente marca un hito, como la del 15-M. Aquella supuso un despertar masivo; no lo esperaban, no esperaban una respuesta como la que hubo; no esperaban Sol, no esperaban plaza Catalunya, no esperaban las decenas y decenas de acampadas que, más grandes o más pequeñas, se establecieron por toda España; los medios de cadáver de árbol, los de la tertulianía y los del belenestebanismo fueron pillados con el culo al aire, porque los cuatro perroflautas previstos resultaron no ser ni cuatro ni perroflautas.

Hoy el desafío había sido elevado a lo internacional con el handicap postveraniego adicional. Y se han vuelto a quedar con la boca abierta. Medio mundo ha respondido a la llamada de los indignados españoles y en la propia España las manifestaciones han sido masivas; obviamente, en Madrid o Barcelona (hasta «El Periódico» se muestra escéptico con las cifras de los hijos de Puig) pero también en muchos otros lugares de España (leía que 15.000 en Mieres, Asturias, una de las capitales, con Langreo, de las cuencas mineras).

Huelga decir que no nos harán ni puto caso. Mientras el mundo entero se echaba a la calle, los gángsters del G-20 clamaban por mayores atornillamientos, así de fino tienen el intelecto. Es la historia de siempre. Luego, cuando llega lo luctuoso -porque inevitablemente acaba llegando lo luctuoso– entonces vienen las lamentaciones, los clamores por la democracia, y el quién lo iba a decir. Las calles abarrotadas no les detienen… pues algo habrá que inventar que les detenga.

Invento que, no seamos ilusos, no sucederá el 20-N. El número de gilipollas sigue contándose en este país por millones y el 20-N pasará lo de siempre, que ganará uno o ganará otro, con o sin mayoría absoluta. Y tendremos que salir a la calle una y otra vez… aunque desde el partido que aparece como cantado ganador (y por mayoría absoluta) ya están avisando de que les van a importar un rábano protestas y huelgas, que no les va a temblar la mano. El problema es que a los ciudadanos aún nos tiembla el pie; el día que lo pongamos, por fin, firme, veremos qué pasa.

Ahí dejo tres o cuatro fotos que significan, apenas, una visión personal de lo de hoy. No se ven grandes multitudes porque, a pie de calle, no se pueden distinguir. Pero centenares, quizá miles, de barceloneses nos han fotografiado desde sus casas, desde sus terrazas.

Ese será el testimonio de la Historia.

Frente a la Bolsa: «¡¡Este lugar, lo vamos a quemar!!»
Lo de los perroflautas tan caro a los gilipollas, nos lo ponemos por montera
Una buena idea: yo también quiero
Carlos Sánchez Almeida, en medio del mogollón… tirando del carro ;-)/a>
Elija cada cual su ruta preferida
Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Jordi  On 16/10/2011 at .

    Magnífica jornada la de ayer sábado. Lamentablente, esta vez no pude participar en ella pero ha sido una gozada seguirla a través de la red.

  • hwtyxybct  On 21/10/2011 at .

    MK5QvE gpuxqzervadb

Trackbacks

A %d blogueros les gusta esto: