Lo Rei nostre Senyor

De la serie: Rugidos

Anoche, tras muchos dimes y diretes -esas cosas que siempre van bien para atraer la atención, frecuentemente inmerecida, del personal- TV3 programó el presuntamente controvertido reportaje Monarquía o República.

Un fiasco, una estafa, un cagallón de aquí te espero. Lugares comunes sobre lugares comunes, los de siempre, diciendo lo de siempre; especialmente patético mi semipaisano, el difunto Sabino Fernández Campo, toda una vida dedicada a proclamar por los siete mares aquello de «¡Ay, si yo hablara…!», sin, por supuesto, llegar a hablar nunca, en un ejercicio bochornoso de permanente calientabraguetismo político. Constantes remisiones a Franco (como si todo el problema del Borbón fuera que lo puso Franco, a estas horas me van a venir a mí ateos de mercadillo de saldos a hablar de pecados originales) y a la Segunda República (como si los partidarios de la Tercera quisiéramos que ésta tuviera nada que ver con aquella casa de putas). Cadáveres políticos en los más de los casos, cadáveres reales en algunos otros (el meritado astur entre ellos), desconocidos de ambos bandos diciendo las mismas idioteces que los conocidos (vivos o muertos) y, en fin, en su representación del summum cabreístico, estuvo medio divertido Iñaki Anasagasti, pero así y todo, lejos, muy lejos de merecer siquiera la ovación y salir a saludar al tercio. El colmo del rigor del programa en cuestión bien pudiera estar representado por la intervención de la egregia y y muy ilustrada figura intelectual del coronel (ya no sé si jubilado, expulsado o reservado y, además, me da igual) Amadeo Martínez Inglés. Con eso está dicho todo.

Se dice que hubo una versión anterior que fue considerada inconveniente, con lo que sospecho que el truño que se nos pasó ayer era la versión expurgada, edulcorada y con perfume de rosas. Aunque la cosa salió más bien con olor a pies, la verdad. No me extraña que los del PP, días atrás aterrorizados ante la divulgación de la cosa en momentos tan delicados para la Monarquía, esta mañana estuvieran tan campantes y no dijeran esta boca es mía sobre la cuestión. Es época de recortes y las verdades del barquero sobre el estado actual de la dinastía borbónica no iban a escaparse de ellos, como es notorio.

TV3 se ha lucido. Eso sí, ha quedado como una señora… a los pies de Su Majestad.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Monsignore  On 17/02/2012 at .

    Eso te pasa por ver la tele.

  • Jordi  On 21/02/2012 at .

    No vale la pena perder el tiempo de esta manera. Eso sí, ayer el Canal 33 programó un reportaje sobre la Batalla del Somme que estaba bastante bien.

    Gracias a Urdangarín, los republicanos han empezado a salir del armario. Ya era hora.

A %d blogueros les gusta esto: