Hostias (digamos)

De la serie: Rugidos

Leo en «El País» que la Justicia ha ratificado el veto que la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento de Madrid pusieron a una procesión atea a celebrar el Jueves Santo. Pese a mis simpatías hacia las entidades convocantes, aplaudo el criterio del Tribunal Superior de Justicia de la comunidad en cuestión, cuyo eje central reproduzco tomado del medio citado: «En ellas [las festividades clave en la religión católica] participan activamente los católicos, pero también otras personas con intereses culturales o meramente turísticos. Se ha de hacer hincapié en que esa festividad tiene una relevancia fundamental dentro del mundo católico por la conmemoración del día y en que, consecuentemente, es merecedor de protección, pudiendo justificar la restricción del uso de la vía pública a otros grupos de personas cuando su uso no sea compatible».

Hasta aquí, lo siento por los frustrados manifestantes, cuya intención reitero que suscribo, pero cuya manifestación en pro de la misma puede perfectamente realizarse en otra fecha.

Pero luego me salta el impresentable de turno, en este caso una organización denominada Más Libre (no sé de qué, pero, en fin…) felicitándose de que esa manifestación haya sido definitivamente prohibida ya que (cito siempre según «El País», como es de ver) se trataba de un aquelarre laicista (sic).

Y yo me pregunto: ¿qué les parecería a esos señores tan libres que yo usara idéntica libertad para calificar, por ejemplo, la misa de cuchipanda beatorra?

Pues eso.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.
A %d blogueros les gusta esto: