Puigzenegger

De la serie: Esto es lo que hay

Hay un viejo chiste -malo ya de tan antiguo- en el que un conductor circula muy estresado por la autopista mientras la radio anuncia que hay un loco kamikaze circulando por esa misma autopista en dirección contraria. Y el conductor exclama: «¿Uno solo? ¡¡¡Centenares!!!» Bueno, pues a mí me da la impresión de que el conseller Puig (que tiene el inaudito honor, por primera vez en este blog, de protagonizar dos entradas en un mismo día) va por ahí como el conductor del chiste: él no se equivoca ni ha perdido los papeles, y sus antidisturbios no se comportan como una jauría furibunda (espontáneamente o cumpliendo órdenes, eso está aún por conocerse), no: lo que verdaderamente anda torcido son intelectuales, políticos y medios de comunicación. Y menos mal que no ha acusado también a un buen montón de ciudadanos: se le ha debido olvidar, agobiado por tanta gente que circula en dirección contraria… a la suya.

El conseller Puig lleva una semana desencadenado, y es que últimamente parece que a los políticos -mayormente a los de derechas que, en fin, son los que hay- les sienta especialmente mal esto de que haya follón en la calle. Precisamente nuestro héroe ya decía ayer o anteayer que se teme lo peor para el aniversario del 15-M. Esto sí que es curarse en salud. Ya puestos, podría mandar a sus chicos a que, desde hoy mismo, fuesen atizando indiscriminadamente a los ciudadanos con carácter preventivo; vaya, como adelantando faena, no sea que el 15-M no les dé tiempo a que haya goma para todos.

La imaginación represiva de Puig parece inagotable: ya cuando se le torció lo de la carga gratuita contra las acampadas, se le ocurrió que los mossos podrían ir provistos de cámaras en el casco, porque parece que le fastidiaba la unilateralidad de las grabaciones con las barbaridades de sus chicos. No sabemos en qué ha quedado eso de las cámaras en los cascos; supongo que en nada, porque supondría mucho gasto para tan poca filmación. En cambio, las grabaciones de brutalidad policial con barretina acumulan horas y más horas en Youtube. Pero el conseller no se rinde: aplicación de la ley antiterrorista, modificación del ya enciclopédico código penal (y lo de enciclopédico ya no lo digo yo: ayer lo decía también un portavoz de Jueces para la Democracia, aunque ya se sabe que ése es el sector rojo de los jueces: también tendrán la culpa del vandalismo), una fiscalía especializada, creación de otra brigada antidisturbios (¿armada con lanzallamas y fusiles de asalto?), la página web para soplones… la intemerata.

Olvida, en cambio, dos cosas: que mientras él monta el número catastrofista, lo cierto es que hay dos ciudadanos ingresados, uno con pérdida de un ojo y otro al que se le ha podido salvar el globo ocular in extremis, todo por las pelotitas de goma de sus inocentes palomos, que ayer o anteayer, en el transcurso de una pequeña manifestación para pedir la libertad de los detenidos, sus chicos procedieron a la rocambolesca y felliniana detención de un parapléjico y, en fin, luego se queja de que se ponga permanentemente en duda la actuación de los Mossos d’Esquadra (sic). Eso, junto con otros cuatro heridos graves y más de otro medio centenar de heridos. ¿Vándalos? Sí, desde luego, pero me parece que no sólo en un lado.

Naturalmente, también olvida que la mayor parte de todas estas medidas chocan frontalmente con el derecho de reunión y de manifestación porque, tal como las quiere el conseller serían un tipo abierto que, en realidad, no sería otra cosa que la cobertura jurídica para la brutalidad policial, con absoluta independencia del comportamiento de los manifestantes. Porque, encima, nuestro hombre tiene el morro de decir que cuando se da algún error humano o alguna actuación irregular individual en el cuerpo policial, tanto la Conselleria como la justicia ya se encargan de actuar (sic). Eso es: error humano o actuación irregular individual. Debe ser eso, efectivamente, porque lo que es la brutalidad policial generalizada y desencadenada, ha transcurrido en la más absoluta impunidad, con su conselleria negando al juez la identidad de los bárbaros pillados in fraganti por las cámaras y con el juez que, en vez de repartir tantos de culpa como agua en manguera, se limita a decir «ah, bueno» y aquí no ha pasado nada. Esto es lo que se encargan de actuar la Conselleria y la justicia.

Pues se puede ir olvidando, si lo que pretende (y es lo que pretende) es que se termine la protesta en la calle. La protesta en la calle -tal como él teme, porque realmente le teme a eso y no a vandalismo alguno- se va a incrementar, por más que use la violencia callejera como elemento disuasor de pusilánimes. Se va a incrementar porque los motivos se incrementan: la corrupción se extiende más y más (si ello era posible, que no lo parecía), la brutalidad política contra los derechos sociales de la ciudadanía parece no tener límite, el abuso económico de las corporaciones privadas es ya insufrible (y, encima, amnistían a los defraudadores fiscales); ayer sabíamos que el paro juvenil ha sobrepasado un alucinante cincuenta por ciento, mientras los ERE y los desahucios prosiguen imparables a cada día que transcurre.

Los ciudadanos estamos absolutamente inermes frente a los abusos de un capitalismo que ha alcanzado cotas de bestialidad inauditas en la Historia, y frente a políticos vendidos a ese capitalismo sin que les quede, ya siquiera, el prurito del disimulo, la vergüenza mínima; hemos sido atracados, y esta es la palabra idónea, atracados, en el mismo y exacto sentido en que se refiere al atraco de un banco o al atraco de un furgón blindado. Ante esto, sólo nos queda la calle. Puig puede llenarla de antidisturbios (comunes o especiales) con órdenes de arrear a saco y sin contemplaciones, puede llenar las leyes de animaladas, puede hacer lo que quiera: no dejaremos la calle. Aunque unas minorías -que ahora resulta que no lo son tanto y también sería bueno preguntarse por qué doscientos se convierten de golpe, de un día para otro, en dos mil y quiénes son, realmente, esos otros 1.800- se dediquen al vandalismo, los ciudadanos no vamos a dejar la calle. Lo vio el día 29 y lo va a seguir viendo antes y después del 15-M de este año.

Quizá ya no mucho antes, pero seguro que durante mucho después.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Trackbacks

  • By Puigzenegger on 04/04/2012 at .

    […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Puigzenegger elincordio.com/2012/04/04/puigzenegger/  por ismaelfema hace […]

  • By Puigzenegger | Desde.CO on 04/04/2012 at .

    […] » noticia original Esta entrada fue publicada en desde cuando por admin. Guarda el enlace permanente. […]

  • By Puigzenegger | ForoProvincias.Com on 05/04/2012 at .

    […] » noticia original Esta entrada fue publicada en Noticias de salud por admin. Guarda el enlace permanente. […]

A %d blogueros les gusta esto: