Aquí hi ha censura

De la serie: Rugidos

Y en catalán lo titulo para que me entiendan los… interesados. Porque la censura es siempre un oprobio y una vergüenza, pero cuando se practica sobre una televisión pública, que pagamos todos los ciudadanos, cuando esa televisión sólo es un instrumento de la Casta (de la muy específica y diferencial Casta catalana, en este caso) y de sus amos del poder financiero, entonces estamos ante una ominosidad.

Como para que su nacionalismo llegara a ser realidad: otra bandera, otra frontera, otro himno, pero más de lo mismo. Quizá muchísimo más de lo mismo, porque ya estamos viendo como las gasta nuestra Casta local. Y aún hay panolis que se los creen (mañana habrá un estadio de balonpatatrasera lleno de ellos).

Ayer se entregó el premio Català de l’Any que promueven «El Periódico» (dice que de Catalunya, pero bueno, digamos que del Grupo Z) y TV3 (dice que es la televisió de Catalunya pero digamos, más bien, que es la de CiU). No tengo nada que decir sobre el premiado, aunque creo que dentro y fuera del grupo candidato original había gente con más merecimiento (como así reconoció el propio galardonado) pero, bueno, es un hombre que tiene sus méritos y, a fin de cuentas, me da igual. En el entorno de este premio -digámoslo así-, hay uno paralelo dedicado a la extinta figura de Mercè Conesa, una periodista del medio promotor que se distinguió por su alineamiento con los desheredados. Este premio fue concedido este año a la Plataforma d’Afectats per la Hipoteca, ya sabéis, el núcleo solidario de ciudadanos que mediante la resistencia pacífica y la desobediencia civil han conseguido parar cerca de 200 desahucios en Cataluña y cuyo ejemplo se está propalando por todo el territorio español. Incómodo premiado, para una gala que iba a presenciar lo más florido y granado de la Casta y del poder financiero.

Naturalmente, la portavoz de ese colectivo, Ada Colau tomó la palabra. Y como ya es bastante que la Casta y el poder financiero se tengan que comer ese sapo bien masticadito, alguien decidió que semejante desayuno no debía ser puesto en conocimiento de la ciudadanía catalana, así que el discurso de Ada Colau desapareció de la retransmisión en directo (y dicen que no hay bucle, no) y de los repositorios en Internet.

Este es el sapo que se tuvieron que zampar sin patatas ni nada. Está en catalán, pero con subtítulos en castellano. Con todos vosotros, Ada Colau cantándole a la Casta y a los de las diversas caixas las verdades del barquero, allí mismo y en sus propias narices.

Y haced que corra, para ejemplo y escarmiento. Porque este discurso es digno de ser incluido en la causa general de lo que ya se está llamando Nühremberg financiero que estamos exigiendo muchísimos ciudadanos.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Jordi  On 25/05/2012 at .

    Imbècils, per censurar davant el ciutadà la intervenció d’aquesta noia. I encara més imbècils, per pensar que en ple segle XXI aquests imatges no estarien penjades a la xarxa al cap de cinc segons. No vull aquesta Catalunya.

A %d blogueros les gusta esto: