Il dígito qüí, Santitá

De la serie Me parto el culo

Ayer, a máximo bombo y platillo, el Papa católico inauguró su usuario de Twitter emitiendo su primer mensajillo, eso que llamamos tuit. Y allí lo tenías, en el telediario, como un pobre ancianito desorientado que no sabe qué hacer, mientras uno de los figurones de su séquito debía decirle -los gestos eran inconfundibles- lo del macarrónico título de este post: «el dedo aquí, Santidad, ahora toque sobre ese dibujito; eeeeeso es ¿ve qué bien?». Si pillas a un abuelete de hogar de jubilados, la escena sería exactamente la misma, pero con boina y pantalón de tergal de mercadillo, en vez de solideo y sotana.

Ridiculo. Nada hay más ridículo -ni más patético cuando el personaje tiene una cierta altura intelectual- que ver a alguien intentando manejar penosamente una tecnología en la que no cree y cuyo funcionamiento ignora, solamente porque los grandes tiburones de su corporación responsables de la imagen y de la propaganda le han dicho que ésa es la cuestión y que hay que estar ahí. A mí me recordó el numerito aquel tan divertido de Emilio Botín mascullando en inglés.

Y claro, como si algo le sobra a la corporación son fanboys, ya antes de empezar con la cosa tenía seiscientos mil seguidores. ¿Algo más patético? Pues sí: ahora se trata de comprobar -casi en plan competición- si llegará a tener más followers que Justin Bieber, ya ves tú… Y aún los hay que lamentan que no esté ya el otro, el Wojtyla: con él -lamentan-, que tanto predicamento tenía entre los jóvenes, hacerse cincuenta millones de seguidores tuiteros hubiera sido coser y cantar. Este de ahora, coño, es un tío muy escribidor y muy leído, pero para eso de los chavales, las guitarras y el kumbayá parece que no tira mucho.

Naturalmente todos, menos el sector más ciego y forofo de su tropa, estamos al cabo de la calle de que el pontífice en cuestión no escribirá nada, que eso estará a cargo de un grupito -o grupazo- de community managers más o menos ensotanados y procedentes del jesuitismo, del dominiquismo o de tropa parecida.

¿Por qué no empezar por ahí en vez de hacer el tonto? ¿Por qué no decir claramente que esto lo van a llevar unos especialistas, que ese usuario de Twitter responde a los portavoces oficiales y autorizados del Vaticano, cosa que le conferiría igual o, incluso, superior interés? ¿Por qué esa comedia -que sólo se van a creer cuatro tarados que no ven más allá de sus narices- de implicar personalmente al Papa, cuando está más que claro -porque se vio más allá de toda duda- que no se entera del invento?

En fin, ya se ha dicho siempre que la línea que separa lo sublime de lo ridículo es extraordinariamente fina.

Acabamos de comprobarlo.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.
A %d blogueros les gusta esto: