Jóvenes

De la serie: Esto es lo que hay

Ernest Folch firma hoy en «El Periódico» un artículo muy retuiteado titulado «Tenían razón», un artículo cuyo fondo suscribo íntegramente. Su fondo, pero no algunas de sus formas. Como, sobre todo, esa insistente manía de atribuir el 15-M a los jóvenes. Comprendo que queda muy bien, como recurso entre literario y efectista, la imagen de un joven protestando, abucheado por la gente de seny y de orden, para después resultar que el joven tenía razón y que la gente de seny y de orden, lengua al culo. Queda muy bien, pero no es en absoluto así.

Yo estuve en el 15-M. Y no lo digo a toro pasado: quien siga este blog o busque por las fechas de marras comprobará que no sólo estuve, sino que, además, en mi modesta medida, lo promoví y fui uno de los que regresó a casa alucinado y feliz por aquel éxito que sorprendió a la propia empresa, más que por el éxito en sí mismo (que fue grandísimo) por lo imprevisto: jamás hubiéramos soñado que llegaramos a armar la que se armó, jamás pensamos -y yo menos, que era de los quejosos de que nunca se movía el culo- que aquella oleada que sacudía las redes sociales pudiera legar a proyectarse en la calle misma en toda su amplitud. Y lo seguí muy atentamente en su fulgor -y caída- posterior.

Y no: el 15-M no fue un movimiento de jóvenes.

¿Había muchos jóvenes? Desde luego que sí. Muchísimos. Todo movimiento de protesta tiene un componente joven importante (excepto, obviamente, los yayoflautas) y más, mucho más, cuando este movimiento se motoriza a través de una tecnología que aún podemos llamar nueva sonrojándonos lo justo. También, por supuesto, habría que delimitar el concepto de joven a estos efectos. Cuando se piensa en jóvenes (y el autor apunta claramente al sector coetáneo al de los de la rasta), estamos pensando en un sector de gente soltera, sin responsabilidades familiares formadas aún, en precario laboral y quizá social, o bien estudiando todavía. Joven, por supuesto, lo es también un padre de familia de 34 años, pero me parece que no es este el tipo de joven al que se está refiriendo Folch. Si lo fuera, si se incluyera también en el concepto a gente menor de 35-40 años, está claro que el 15-M fue mayoritariamente formado por jóvenes: como la sociedad misma, por supuesto. Pero no de otro modo, no entendiendo por joven lo comúnmente aceptado como sector social, ese en el que ya no entra un señor de 34 años casado y con hijos.

En el 15-M participó muchísima gente mayor, gente de edades claramente adultas y gente en edad ya provecta. Muchísima. Primero, porque en las redes sociales participa mayoritariamente gente joven, pero no únicamente; y segundo porque, a partir de cierto punto, la llamada trascendió de las propias redes sociales. Lo que ocurre es que, al no haber sido recogida por los media pesebreros -que hicieron un ridículo espantoso-, no nos dimos cuenta de esa trascendencia hasta el día de marras, cuando vimos la calle misma.

Después, con lo de las acampadas y las asambleas y ya, precisamente, con la desnaturalización misma de aquel 15-M (aunque tendría una o dos interesantes y multitudinarias resurrecciones) sí que la cuestión quedó en manos de jóvenes. Pero sobre esto ya escribí en su día en términos bastante duros.

Hay algo de atávico, en esto del culto a la juventud, supongo que será porque la mayoría de gente la añora y algunos la lloran de por vida. Quizá es que no sea mi caso, quizá porque yo me he encontrado mucho más a gusto en edades adultas que en juveniles (la edad ideal, el equilibrio perfecto entre lo físico y lo mental, para mi gusto, está, así en general, entre los 34 y los 37 años), no valoro tanto la juventud, más allá de aquel físico que te aguantaba todo lo que le echaras y de aquella temeridad -que no valor, generalmente- que tantos réditos en inofensiva fanfarronada familiar o de compadreo entre amigos proporciona.

Para mí, la proporción de juventud en un colectivo no es tanto una cuestión de vida presente como de supervivencia futura. ¿Hay jóvenes? Pues ese colectivo o ámbito tiene futuro. ¿No los hay? Malo: en X años no queda aquí ni el potito. Yo, por ejempo, encuentro más a faltar en según qué entornos, el sector, digamos, activo, en términos casi laborales. Por ejemplo, en la asociación de vecinos, o en el Consejo de barrio, donde la tercera edad domina por aplastamiento numérico, no echo de menos tanto a los jóvenes -que no hay ni uno de muestra- como a la gente de entre 35 y 65 años, que es la que verdaderamente dinamiza los colectivos. Sin desdeñar, por supuesto, la aportación de jóvenes y de ancianos, pero me parece muy sintomático -y muy dramático- que la población activa eluda masivamente -porque así puede decirse- su participación en la sociedad civil. Así le luce el pelo a la sociedad civil.

Por tanto, no: el 15-M fue un movimiento ciudadano, ampliamente ciudadano, y ese fue, precisamente su principal característica y lo que le confirió un peso específico importante y, casi me atrevería a decir, histórico, pero no fue un movimiento juvenil como parece pretender el amigo Folch.

Aunque quede muy bien como alegoría para un artículo -en lo demás, muy acertado- del que recomiendo tomar muy buena nota.

Que no tomarán quienes deberían tomarla, claro.

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.

Comentarios

  • Danspartano  On 24/01/2013 at .

    Hola amigo.
    Sé que estamos en un momento muy loco. Yo tengo diferentes e inteligentes propuestas para salir de todo esto, pero 0 de apoyo, la gente está asustada, ahora me dedico a mandar esto que vas a ver. Espero que no se alargue esta sin razón, como decia Don Quijote:
    “POR UNA ESPAÑA LIBRE!!!
    ¡¡¡¡LEEME!!!!, AYUDÉMONOS… SOLIDARIDAD CON NUESTRO PUEBLO.
    ¿Qué es lo que hemos hecho mal? muchos de vosotros pensáis que son muchas cosas las que habremos hecho mal en el pasado y por eso nos encontramos ahora en esta precaria situación. Pero sabéis que os digo, ¡estáis equivocados! No somos nosotros los que hacemos o hemos hecho las cosas mal. Nosotros lo único que hacemos es luchar día a día para sobrevivir.
    Tal vez algunos de vosotros hayáis encontrado un trabajillo que os hace ganar lo justo para pagar gastos. Pero preguntaros, tanto aquellos que estáis preparados como los que no. ¿Qué le pedís a esta vida, os conformais con sobrevivir? No. No sé cuál va a ser vuestro aguante, pero por eso os pregunto. ¿Por qué tenéis miedo y seguís parados, por qué esperáis que otros solucionen los problemas que no habéis ocasionado VOSOTROS pero… sí lo estáis pagando, por qué os movilizasteis en oleada cuando LA SELECCIÓN DE FÚTBOL ESPAÑOLA ganó el mundial y sin embargo ahora que nos roban nuestro FUTURO estáis asustados escondidos como ratas en casa de mamá y papá? Es el miedo el que os mantiene enclavijados y en un estado de resignación absurda.
    Sabéis que os digo, no soporto el estar escondido mientras otros me roban mi futuro, mientras los días pasan y con ellos la ESPERANZA de poder vivir como un ser humano.
    Creo que deberíamos hacer algo ya, y, os digo. ¿Por qué no nosotros (LOS JÓVENES), por qué seguir esperando a que algún iluminado se levante de su trono y dé el primer paso sabiendo que al final lo único que nos puede pasar es que aparezca otro TEJERO, FRANCO personas que nos van a robar lo poco que nos queda? Tenemos que creer en nosotros mismos, en nuestros amigos, familiares, pareja… EN ESE FUTURO QUE NO TENEMOS Y CREARLO DE NUEVO.
    ¿Cómo?
    Este sistema está completamente corrupto y no va a ser él el que nos saque de esta coyuntura, sino nosotros, ahora más que nunca tenemos que dejar de lado nuestras diferencias y unirnos todos; hombres, mujeres… Todos los españoles y dar ejemplo al mundo entero, porque que no nos engañen, que se vayan ellos al extranjero, ÉSTE ES EL MEJOR PAÍS DEL MUNDO.
    Haciendo lo que los pueblos libres hacen, dejando a un lado el miedo y actuando, ¡¡¡¡¡JUNTÉMONOS TODOS Y VAYAMOS A MADRID A CREAR JUSTICIA!!!!, esperaremos en las calles de Madrid dando ejemplo de solidaridad a nuestros compañeros, ya que los políticos no lo hacen porque son ellos los propios políticos los culpables de que estemos así de MAL de que hayamos perdido la confianza en las “DEMOCRACIAS” CAPITALISTAS, seamos nosotros los que con nuestra mayoría metamos en la cárcel a aquellos que nos han dejado en este lamentable estado (lo que antaño fue un imperio en el que no SE PONÍA NUNCA EL SOL ha quedado junto a Grecia en uno de los países más inestables de Europa y del mundo).
    No imaginábamos que pudiésemos caer tan, tan, tan bajo. No esperar a que “se arreglen las cosas” 2014, 15… o a que Europa nos salve, ellos sólo se preocupan de LLEVARSE NUESTROS JOVENES, LOS MEJOR PREPARADOS ¿Qué nos pasa? Yo quiero saber ¿quién quiere SEGUIRNOS en esta lucha por nuestra dignidad?, junto a vosotros ya no somos tan pequeños y son muchos los que se unirían, más que nunca, y, os digo. No perdemos nada por pedir, ni sucio dinero, ni poder… Sino libertad, JUSTICIA (para que castiguen a los culpables de todo esto, que vagan impunes por nuestro país)… FUTURO para los ciudadanos de toda España.
    Decirme ¿quién se anima el 6 de febrero, quién quiere gritar hasta quedarse sin voz, junto al resto de ciudadanos de toda España, en Madrid? Muchos seremos invencibles no podrán frenarnos, vendrán más y más y al final pase lo que pase habremos hecho algo útil por nuestro país.
    Recordar que todos merecemos poder vivir, no sólo unos cuatro ladrones que se están riendo de nosotros a nuestra cara, día, a día, robandonos nuestro dinero, nuestra libertad, el futuro de nuestros hijos, el esfuerzo de nuestros abuelos.

    • Danspartano  On 24/01/2013 at .

      ¡NO A LOS COBARDES QUE ESPERAN A QUE TODO CAMBIE PARA PILLAR CACHO! ese es tu silencio. El que lo tenga, que siga esperando en el paro al empleo que se resiste, trabajando mucho más por menos, echando más horas que un reloj o yéndose al extranjero en busca de “futuro”. Tú tienes la voz, el coraje, tu destino, ellos sólo poder, LA VERDAD ES MÁS FUERTE, si nos unimos y creemos podremos cambiar este sistema capitalista gobernado por estafadores, banqueros ladrones y corruptos.
      Vayamos al centro de Madrid y manifestémonos el día 6 hasta que no podamos más, ¿quién se viene con nosotros, sólo pierdes el coste de un billete? Tal vez lo ganes todo. El 6 de febrero puede ser un nuevo día, un antes y un después.
      SI VAS A VENIR PASA ESTE MENSAJE A TUS COMPAÑEROS PARA QUE SE UNAN CONTRA LA DEMAGOGIA, SI NO VAS PÁSALO PARA QUE AQUELLOS QUE NO TENGAN MIEDO SE PUEDAN UNIR.
      POR UNA ESPAÑA LIBRE Y JUSTA

A %d blogueros les gusta esto: